Aceite de la freidora

(1)
Aceite de la freidora

Cuando el aceite de nuestra freidora esté sucio pero no quemado y por tanto, con posibilidades de seguir usándolo, pondremos la freidora a calentar y cuando esté bien caliente ese aceite, echaremos barias hojas de lechuga de la parte de fuera. Esperamos a que se frían un poco y a continuación las retiramos. Veremos que han dejado limpio el aceite y listo para usar de nuevo

Valora este truco