¿Se puede congelar la bechamel?

Sí se puede congelar la bechamel, pero ten en cuenta que al descongelarla te va a quedar un poco aguada. Por eso es preferible que congeles el plato ya preparado: una lasaña, unas croquetas, etc.