¿Cómo quito la arena de las almejas?

El mejor truco es el más sencillo: agua y sal gorda. Pon las almejas en un recipiente grande y profundo y cúbrelas por completo con agua. Luego echa un puñadito de sal gorda y, al pensar que están en el mar, las almejas se abrirán. Después de una hora puedes enjuagarlas y las tendrás listas para guisar.