¿Cómo lograr que el tiramisú quede más firme y no tan blando?

El secreto está en el tipo de bizcocho elegido y en batir las yemas y el azúcar hasta que cambien de color y se forme una espuma. El consejo es que hacer este paso a mano porque si se hace a máquina la textura no queda igual y pierde firmeza al servirlo, así que...¡toca hacer brazos! Una vez que espesan las yemas añadir poco a poco el queso mascarpone. Nunca añadir todo el queso de golpe. Finalmente incorporar las claras que se han montado previamente, también muy poco a poco. El tiramisú requiere paciencia y mimo a partes iguales.