¿Puedo hacer torrijas sin azúcar?

Tener unas riquísimas torrijas sin azúcar, ¡es posible! Para ello tendrás que tener preparados los siguientes ingredientes:

1 barra de pan duro

2 huevos

Edulcorante líquido, como Stevia

Un litro de leche, si quieres desnatada es perfecto

1 palo de canela en rama o 1 cucharada de esencia de vainilla

Corteza de 1 limón

Aceite de oliva suave o girasol

Para hacer tus torrijas sin azúcar comienza poniendo al fuego la leche con el palito de canela y la piel de limón. Para que tenga un poquito de sabor , añade el edulcorante. Normalmente, cada cucharada de azúcar equivale a cuatro de edulcorante. Pero sigue las instrucciones del fabricante, no vaya a ser que nos pasemos.

Cuando la leche rompa a hervir, apártala del fuego y deja que los ingredientes se infusionen mientras la leche se va templando. Una vez fría, remoja el pan en la leche hasta que esté muy empapado. Escúrrelo y pásalo por huevo batido. De ahí habrá que freírlas en abundante aceite. Puedes tostarlas en una sartén con un poco de aceite, como si las hiciéramos a la plancha. Sácalas de la olla, deja que se escurran sobre papel de cocina y dejamos que se enfríen. Por último espolvoreamos con un poco de canela, y listo.

Tener unas riquísimas torrijas sin azúcar, ¡es posible! Para ello tendrás que tener preparados los siguientes ingredientes:

1 barra de pan duro

2 huevos

Edulcorante líquido, como Stevia

Un litro de leche, si quieres desnatada es perfecto

1 palo de canela en rama o 1 cucharada de esencia de vainilla

Corteza de 1 limón

Aceite de oliva suave o girasol

Para hacer tus torrijas sin azúcar comienza poniendo al fuego la leche con el palito de canela y la piel de limón. Para que tenga un poquito de sabor , añade el edulcorante. Normalmente, cada cucharada de azúcar equivale a cuatro de edulcorante. Pero sigue las instrucciones del fabricante, no vaya a ser que nos pasemos.

Cuando la leche rompa a hervir, apártala del fuego y deja que los ingredientes se infusionen mientras la leche se va templando. Una vez fría, remoja el pan en la leche hasta que esté muy empapado. Escúrrelo y pásalo por huevo batido. De ahí habrá que freírlas en abundante aceite. Puedes tostarlas en una sartén con un poco de aceite, como si las hiciéramos a la plancha. Sácalas de la olla, deja que se escurran sobre papel de cocina y dejamos que se enfríen. Por último espolvoreamos con un poco de canela, y listo.