¿Por qué no me suben los bizcochos ni las magdalenas?

exacta para que te dé como resultado platos sabrosos y muy, muy ricos. Pero la repostería, ¡ay la repostería! Eso ya es harina de otro costal. Necesitas controlar muy bien las medidas, la consistencia de la masa, la temperatura del horno y los tiempos.

Si un bizcocho no te sube puede ser debido a todo y a nada, y no mentimos ni exageramos. Puede ser que te hayas pasado poniendo levadura, ya que no por poner “una cucharadita más” el bizcocho subirá más y más rápido. Ya se sabe, lo que sube tiene que bajar. Y si se puede pecar por exceso, también por quedarse corto. Si no echas (o directamente te olvidas de la levadura), tendrás un bizcocho a la antigua, como lo hacían nuestras bisabuelas. Pero no será un bollo hermoso y esponjoso. Pero seguro que está igual de rico.

Y el quid de la cuestión no sólo es la levadura, también puede ser que la masa esté demasiado líquida por que, o bien te ha quedado demasiado dura. Un bizcocho es la suma perfecta de ingredientes sólidos y líquidos, por lo que en la masa como un edificio, si los cimientos no están bien construidos se hundirá. Así que corrige esto añadiendo algo de leche u otro líquido si la masa está dura o añade algo de harina si está muy líquida.

Volviendo al tema de la levadura, es muy necesario que haya aire en ella. Para ello bate bien la masa con unas barillas, dale cariño a la masa y vigila no darle golpes al bol en el que estás batiendo la masa. Para acabar, sólo nos queda darte dos consejitos a la hora de meter el bizcocho, tarta o bollo al horno. El primero: el horno no se abre mientras la masa está dentro. Esto es vital, ya que si abres la puerta del horno antes de que el bizcocho esté casi hecho o ya acabado, la temperatura bajará de golpe entre 25 y 30 grados. Así que si haces esto antes de tiempo, ya puedes despedirte de tu merienda. Y la cosa va de grados, por que nuestro segundo consejo es que tengas en cuenta la temperatura del horno. Si está frío, no va a subir y si está muy caliente se tostará por fuera y se quedará crudo por dentro. En esto, sigue siempre las recomendaciones de la receta.

¡Esperamos haber dado respuesta a tu duda!