¿Se puede congelar la piña natural?

Naturalmente que se puede congelar la piña natural. Es una buena solución para la piña sobrante que después se puede utilizar para sorbetes, salsas y postres. El truco para congelar la piña consiste en pelarla y cortarla en rodajas. Se separa en raciones individuales y se introduce cada ración dentro de una bolsas de plástico y se congela directamente. Unas 10 horas aproximadamente antes de su consumo, se sacan del congelador las raciones que sean necesarias y se dejan descongelar. Una vez descongelada, se retira la piña de la bolsa y ya está lista para su consumo. De esta forma la piña conserva todas sus propiedades nutritivas.

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

Y ahora, al registrarte consigue este lote de productos.

Consulta las bases legales de la promoción aquí.
 

 

 

*Campos obligatorios