La lasaña me queda muy dura por arriba. ¿Qué puedo hacer? ¿Cómo hay que hacerla?

Hay distintos motivos por los que la parte de arriba de la lasaña te esté quedando dura, pero la solución siempre será la misma: tienes que lograr más humedad en esa capa. Para ello, puedes añadir algo más de bechamel o salsa de tomate antes de recubrir con queso. También puedes no poner la última placa de pasta. O hidratar algo más esa lámina que irá encima, ya que con el calor del gratinado siempre terminará por endurecerse un poquito más.