Judías verdes sin quitar los bordes.

Cuando la judía verde está en temporada y está recién cogida, no será necesario quitarles este lateral. La mejor manera de saber si te puedes saltar el paso de limpiarla es doblar con los dedos la judía. Si se dobla pero no llega a romperse, no te quedará más remedio que limpiarla y quitarle la fibra. Si, por el contrario se parte como si fuera una ramita, es que está tersa y recién cogida, y te puedes saltar el paso de limpiarla.

Si lo necesitaras, los pasos para limpiar las judías son los siguientes.

1. Corta los extremos. Lo primero que hay que hacer es cortar los dos extremos de las judías verdes. Lo ideal es poner varias judías juntas y alineadas, y quitar todos los laterales a la vez. Alinearlas por el otro lado y hacer lo mismo.

2. Retira las hebras. Una vez hecho esto, ya puedes retirar las fibras de la judía verde, es decir, el lateral por ambos lados. Eso sí, se trata de retirar un pequeño hilito... no de llevarte media judía por delante. Puedes hacerlo con la ayuda de un cuchillo puntilla o con un pelador de verduras.

3. Corta las judías. Ahora, ya puedes cortar las judías a tu gusto, o según las necesidades de la receta que vayas a preparar. Las puedes cortar en tiritas finas, en aritos o en trozos de 3 o 4 centímetros.

A la variedad de judías francesas, es decir, las que son redondas y estrechas, no es necesario retirarle las fibras. Bastará con cortarles los extremos.