¿Es mejor el aceite de oliva o el de girasol para freír?

Existe un mito que dice que el aceite de oliva es el ideal para cocinar en “crudo” y el de girasol (u otras semillas) es el ideal para freír tanto en sartén como en freidora. Sin embargo, si partimos de su composición, el aceite de oliva ha demostrado soportar mejor las altas temperaturas que los aceites de girasol. Si respetamos los consejos básicos para freír, podemos reutilizar el aceite de oliva tres o cuatro veces (el doble que el de girasol) manteniendo aún unas condiciones suficientes para no poner en riesgo nuestra salud.

Por otra parte, el aceite de oliva se pega menos a los alimentos por lo que, aunque su sabor es más fuerte, el alimento frito se queda con menos aceite de oliva que de girasol.

En lo relativo al aspecto puramente económico, el aceite de oliva es mucho más caro que el de girasol.

Teniendo en cuenta todos estos factores, concluimos que no hay un aceite “mejor o peor” sino aceites diferentes y que puedes elegir el que mejor se adapte a tu rutina culinaria.