De la mar, el mero, y de la tierra, el carnero.

“Del mar, el mero, y de la tierra, el carnero. De la mar el mero, de la tierra el carnero y de Navarra el rico cordero. De la mar, el mero y, de la huerta, el puerro. De los pescados, el mero, de la carne, el carnero”. Nosotros no hacemos ascos ni al mero, ni al carnero. ¡Somos de buen comer!