¿Cómo soléis conservar la tortilla?

Para que la tortilla se conserve en perfecto estado y no quede reseca, lo mejor es guardarla en la nevera dentro de un recipiente hermético. En su defecto, puedes ponerla en un plato tapada con papel film. Así, cuando quieras consumirla de nuevo, estará tan rica como la primera vez.