¿Cómo hacer para que los bizcochos no se peguen en el molde?

Ha vuelto a pasar. Te has tirado un buen rato cocinando un pastel o bizcocho y a la hora de desmoldarlo, ¡se te ha pegado al molde!. Vale que estará igual de rico, pero su aspecto...no será muy apetecible. ¡Qué no cunda el pánico! Con este sencillo truco vas a solucionar más de un dolor de cabeza.

Tendremos que hacer una pasta ligera con media taza de harina, media taza de mantequilla y media taza de aceite. Antes de aplicar el bizcocho al molde, unta el recipiente con esta mezcla y ¡voilà!, di adiós a los moldes traicioneros.

Otra opción es untar bien de mantequilla el molde. Esta, funcionará como una capa oleosa que hidratará la base del bizcocho, impidiendo que este se seque y, por tanto, se pegue al fondo del molde