¿Cómo consigo que las natillas me queden sin grumos?

El secreto de unas natillas finas y muy líquidas está en la temperatura. Cuando nos pasamos cociendo la mezcla de huevo batido puede ocurrir que este se condense y aparezcan grumos. Para eliminarlos tendremos que verter la mezcla en un bol y meter dicho bol en un otro recipiente más grande con hielos. Para bajar la temperatura de la mezcla, incorpora poco a poco la leche fría y ve batiendo mientras la viertes. Poco a poco irás viendo como los grumos desaparecen.