¿Cómo congelar y descongelar almejas?

Para congelar almejas adecuadamente debes limpiarlas primero, dejándolas en remojo con un puñado de sal gorda o un poco de vinagre con el fin de eliminar la arena que puedan tener en su interior. Una vez limpias, ponlas en una bolsa y congélalas. El día que te decidas a cocinarlas, descongélalas un par de horas antes en la nevera.