Recetas Carnes

Si no eres vegetariano, este es tu lugar, el de las recetas de cocina con carne de todo tipo: cerdo, buey, ternera, res, pollo, cabrito, cordero, gallina, conejo… No sabes ¿qué cocinar con carne? Puedes hacer carne con tomate, carne en salsa, hasta ponerla en las pastas, como en la lasaña de carne o los canelones de carne. ¿Qué carne te gusta más? Busca la receta que más te convenga cada día y aporta variedad a tu cocina.

La reina de los alimentos

Más allá del crecimiento notable del número de vegetarianos y veganos en los países desarrollados, la carne continúa considerándose uno de los alimentos predilectos de los consumidores, ya que su consumo supera ampliamente al resto de grupos de alimentos.

Es necesaria incluirla en nuestra alimentación porque es una excelente fuente de proteínas, aunque nunca debe sustituir a las de otros orígenes como las de las hortalizas, verduras, legumbres o cereales, especialmente porque la carne no contiene fibra. Por ello la recomendación ideal es que las proteínas sean un 50% de origen animal y otro 50% de origen vegetal.

Las recetas con carne que nos permiten elaborar un plato más equilibrado nutritivamente, por tanto, son aquellas que la combinan con hortalizas o verduras, como los pimientos rellenos de carne, la carne mechada, el pastel de carne y las exquisitas berenjenas rellenas de carne.

Un alimento muy nutritivo

Para la salud, la característica más valorada de todas las carnes es su gran aporte de proteínas a través su riqueza en vitaminas, sobre todo del grupo B, de aminoácidos y de minerales, donde se destaca el hierro. Lo que más depende del animal es el tipo de grasa que lleva su carne, la de oveja y cabra poseen una grasa más saturada, considerada menos saludable. Esta es la razón por la que se recomienda un consumo más esporádico, mientras que en el otro extremo se encuentra la carne de conejo, con una grasa más insaturada, o sea una proporción más bien baja, de ahí que su consumo se catalogue como más recomendable.

La carne de vacuno posee una grasa de saturación intermedia y en España la cantidad de grasa que se ingiere con esta carne es bastante baja, ya que se suele optar por animales jóvenes, donde se destaca más el músculo que la grasa y su carne posee un color claro, más próximo al rosado que al rojo.

Otras de las que encontrarás en las recetas de carne de esta web, y que contienen una concentración de grasa aún más baja son las de las aves, en particular la del pollo. La de cerdo, sobre todo si ha sido criado con alimentos de calidad, alcanza estándares de calidad muy elevados para un consumo saludable. A diferencia de lo que se creía antiguamente, su contenido de colesterol se asemeja al de la carne de pollo y es muy levemente superior al que posee la de ternera.

Por otro lado, si nos decantamos por las más bien magras que grasas, podemos incluir tres o cuatro recetas de carne por semana en nuestra dieta, con raciones que pueden variar entre un cuarto de pollo a un filete de ternera.

¿Cómo cocinarla?

El gusto por el grado de cocción es variado, hay quienes la prefieren bien hecha, otros poco hecha, y un grupo con un gusto intermedio que la pide al punto, aunque esta definición suele ser poco precisa a la hora de tenerla en cuenta para nuestras recetas de carne. Hasta aquí es cuando se habla de gusto, pero si nos referimos a cuidados sanitarios o recomendaciones sobre salud se sugiere, casi tanto como que la carne debe permanecer en el frío de la nevera o congelada antes de ser cocida, que el centro de la pieza cocida alcance los 70º. No te preocupes porque no es necesario un termómetro, verás que llega a esa temperatura cuando adquiere un color grisáceo. De esta manera se elimina la posibilidad de intoxicarnos con algunas bacterias que viven en el animal pero que no sobreviven a esa temperatura.

Cualquier tipo de carne es ideal para hacer en diferentes métodos de cocción. Quizá uno de los más recomendados es el asado, que si se prepara bien es una opción saludable porque es una cocción no se utilizan grasas. Eso sí no se debe hacer con el calor del fuego, sino con el de las brasas utilizando la parrilla a una distancia prudencial de ellas, entre quince y veinte centímetros, para que la carne no se queme.

A la plancha, al horno e incluso en el microondas también son opciones válidas de cocción, mucho más preferibles que freírlas, como sería el caso de las carnes rebozadas. La utilización del aceite aumentará el aporte de calorías de la carne, lo que no es muy recomendable si se quiere guardar la línea. Así si la elaboración de un plato requiere de una menor cantidad de grasa es mejor, por eso en algunas recetas de carne se suele aconsejar la eliminación de la grasa visible antes de ser cocida. Como en muchas cuestiones siempre es bueno apelar a la idea de equilibrio, por lo tanto una buena solución para las carnes es alternar diferentes modos de cocción sin abusar de la fritura.

Trucos para optimizar tus recetas de carne

En las carnes rebozadas las calorías se pueden reducir si no las freímos hasta que el aceite esté bien caliente y al sacarlas las dejamos escurrir sobre papel de cocina. También utilizando en el rebozado harina integral o pan integral rallado y leche desnatada en lugar de huevo.

Platos como el estofado de carne u otros como las recetas con carne picada, las albóndigas o la empanada de carne, contienen muchas calorías porque requieren usar bastante aceite, pero esto se puede compensar si añadimos al plato: verduras, legumbres y hortalizas. De esta manera se puede conseguir un plato más equilibrado, con proteínas de distintos orígenes.

Un consejo que te vendrá muy bien. Si notas que la carne cruda es demasiado dura puedes darle algunos golpes con un martillo de madera antes de cocinarla, así su textura quedará un poco más blanda.

Para conservar mejor los nutrientes en la carne asada debes iniciar su cocción a un calor elevado e ir disminuyendo su intensidad, así se formará una costra en su exterior que conservará mejor esos valores nutritivos. ¡Ah! Y también quedará más sabrosa.

Ahora ya sabes muchas cosas sobre las propiedades y las técnicas para cocinar este alimento. Haz un repaso a este recopilatorio, escoge las recetas que no están publicadas, ponte el delantal y comienza a elaborar sabrosos platos. ¡Aquí encontrarás un sinfín de recetas para carne!

El solomillo es una pieza de carne cuya falta de tejido intermuscular hace que se considere excelente, ya que solo queda carne de gran calidad. Es ...
Las albóndigas son un alimento típico de la gastronomía ibérica. Tradicionalmente se preparaban con carne picada, ya fuese de pollo, cerdo o ternera y se ...
¿No sabes qué cocinar con carne picada? ¿Necesitas ideas? ¡Te las damos! Consulta nuestras recetas con carne picada aquí mismo y descubrirás un montón ...
El cerdo se puede cocinar de un montón de maneras diferentes, ¿cuál es la tuya? Sea cual sea la que prefieras, seguro que encuentras la que más te gusta ...
El conejo es una de las carnes típicas en la gastronomía ibérica. Tenemos la suerte de poder disfrutar de deliciosas recetas de conejo que hemos heredado de ...
La carne del cordero es la más antigua de las especies domesticadas y procede del cordero, ya sea macho o hembra, con destino a la alimentación humana. Se ...
La carne de ternera proviene de las crías de las vacas pero, por supuesto, llegando hasta cierta edad predeterminada y con una buena alimentación. Se suele ...
Solomillo de ternera relleno de setas, Falda de ternera guisada, Rollitos de ternera y queso, Ternera con pimientos al vino blanco, Solomillo de ternera a la ...