Preparar un pescado al horno es una receta bastante sencilla de preparar, es delicioso y, al mismo tiempo, es una de las soluciones más prácticas cuando tienes invitados en casa. Eso sí, una de las condiciones fundamentales para tu éxito es que el producto sea de primerísima calidad.

Consejos para preparar pescado al horno

Es importante que el pescado esté bien limpio; para comenzar, limpia bien el pescado bajo el chorro de agua fría.

Sazonar por encima y en el interior. Nosotros lo solemos hacer con una pastilla de Ver más...

Para saber si el pescado ya está en su punto cuando la carne pegada a la espina se despega con facilidad. Calcula aproximadamente unos 20 minutos para el primer kilo de cocción y 10 minutos más por cada kilo de más de la pieza.

Es muy importante no pasarnos de cocción, excedernos sólo un poco con el tiempo nos arruinaría el plato.

Las recetas de pescado al horno suelen ser más fáciles, ya que una vez dispuestos los ingredientes en la bandeja de horno, tan sólo hay que controlar los tiempos de cocción, permitiéndonos avanzar con otras tareas, mientras se cocina el pescado. Los nutricionistas recomiendan que el consumo de pescado sea entre 3 y 4 veces a la semana, alternando en esos días la ingesta de pescado blanco y azul. Existen infinidad de tipos de pescado y de formas de cocinarlos para que esas raciones recomendadas no resulten monótonas. Y como todos sabemos una de las maneras más saludables y prácticas de cocinar el pescado es al horno.

Además, las recetas de pescado al horno suelen necesitar menos aceite que otras preparaciones como los fritos o guisos, por lo que éstas resultan recetas más ligeras y saludables.

Antes de que el empuje de tu apetito te haga preparar todas y cada una de estas recetas de pescado al horno, debes saber que la única regla de oro de este recetario es que el pescado esté fresco. ¿Como reconocer un pescado fresco? Lo reconocerás con facilidad cuando compruebes que la carne de tus filetes esté firme al tacto y huela lo más parecido al mar, o si en tus presas enteras observas agallas húmedas rojizas y ojos saltones brillantes.

No hay reglas adicionales, más que cocinar a tu antojo estas entretenidas recetas de pescado al horno cuantas veces quieras. Y si tienes invitados, podrás ser el anfitrión perfecto; podrás atenderlos y darles conversación mientras tu manjar se cuece en el horno.

Características de los pescados blancos

Como su nombre lo dice, a este grupo pertenecen todos aquellos pescados de coloración blanca, considerados magros por tener un bajo contenido graso que contienen entre un 1% y un 3% de grasa insaturadas, por lo que son más digestivos y tienen menos calorías por ración que los azules. Acumulan esta grasa en torno al hígado. Contienen una menor proporción de grasa porque por lo general obtienen su alimento sin necesidad de grandes desplazamientos, por lo que son más sedentarios.

Los blancos son pescados proteicos y ricos en sales minerales, contienen pocas calorías, y con gran aporte de vitaminas del grupo B, especialmente B12. Cocinados al vapor, al horno o bien asados son de ayuda para controlar los niveles de colesterol y prevenir enfermedades del corazón. Para diferenciarlos, mira su cola, su borde será recto o redondeado en la parte superior. Si quieres comer pescado blanco, elige entre: gallo, lenguado, merluza, bacalao, cabracho, pescadilla, rape, congrio, rodaballo, faneca.

Características de los pescados azules

Los pescados azules tienen entre un 8% y un 15% de materia grasa intramuscular, que es bastante pero debemos destacar que la mayoría de la misma es grasa poliinsaturada, o sea que posee múltiples beneficios para el organismo. Al vivir en aguas muy frías y superficiales, esto influye en la coloración de la piel otorgándole un tono azulado, de allí su nombre. Ya sea para las migraciones que realizan en su ciclo vital o porque son más activos que los blancos, éstas especies necesitan acumular más grasas para utilizar mayor energía en su desarrollo y metabolismo. Los pescados azules son ricos en ácidos grasos. El pescado azul aporta proteínas de calidad y diversos minerales. Su consumo ayuda a prevenir riesgos cardiovasculares y problemas de circulación. Pero ten cuidado con algunas especies, así como los que se venden en conserva, ahumados o salazón pueden contener demasiado sodio, por lo que conviene moderar su consumo. Fíjate en su cola, para identificarlos de un modo más sencillo, los azules la tienen en forma de flecha. Algunos de los pescados azules que encontrarás en el mercado son: sardina, salmonete, atún, salmón, trucha, bonito, pez espada, rodaballo, caballa, anchoa o boquerón, anguila, arenque, carpa, jurel, angula, chicharro.

Tanto si hace falta que te convenzas como si no, estas recetas de pescado al horno son ideales para introducir más pescado a tu dieta. Como todas las recetas de horno, estas son recetas fáciles de preparar, muy limpias y además son súper de sabrosa.

Por ejemplo, la dorada, uno de los peces más habituales en nuestras pescaderías, aunque su variedad salvaje se encuentra solo durante los meses de otoño y su precio, por tanto, resulta más elevado. Los viveros, sin embargo, aseguran que podamos disponer de ella durante todo el año y por un importe asequible.

Pero si lo buscas es una buena

Receta destacada

PESCADO AL HORNO CON HORTALIZAS, PASAS, DÁTILES Y PIÑONES

Ingredientes

  • 6 centros de pescado
  • 1 dl de Caldo Suave de Gallina y Verduras Gallina Blanca

    Caldo Casero Suave de Pollo 100% Natural

  • 1 cucharada azúcar morena
  • 150 ml nata
  • 1 lata pimientos del piquillo (200 gr)+ el agua de la lata
  • PARA LA SALSA:
  • 0,5 dl de jerez Seco
  • 100 cc de Caldo de Pescado Gallina Blanca

    Caldo Casero de Pescado 100% Natural

  • pimienta
  • 0,5 dl vinagre de módena
  • aceite de oliva
  • 50 grs. de piñones
  • 35 gr. de dátiles limpios y cortados
  • 35 gr. de pasas (maceradas con jerez)
  • 1 bote de sofrito de hortalizas
  • 1 pastilla de Avecrem Cebolla y Ajo
  • 20-40 min
  • Media
  • 4 personas