Recetas Ensaladas de alubias

16 recetas

La ensalada de alubias es una opción económica y fácil de preparar un delicioso plato ya sea cuando nos apetezca algo ligero o como entrante a una comida más copiosa. La incorporación de legumbres en ensaladas es una buena opción como plato único, además son muy recomendables para las personas vegetarianas porque son altamente nutritivas.

Si estás buscando preparar una ensalada práctica ya sea para comer en casa o para llevar, anímate por unas de la que te mostramos en este recopilatorio.

Lo más habitual cuando cocinamos con legumbres es pensar en platos de cuchara, bien calientes y reconfortantes. No obstante, esto no quiere decir que tengamos que renunciar a este alimento en los meses más calurosos del año. De hecho, su versatilidad hace que se adapte a muchísimos platos la mar de ligeros y frescos como las ensaladas. Aquí encontrarás muchísimas ideas para preparar una apetitosa ensalada de alubias. ¿Quieres descubrir las propuestas que te están esperando?

Ensalada de judías, un plato sencillo, sabroso y rápido

Como otras legumbres las alubias son ricas en fibra, potasio y hierro, y contienen una importante cantidad de proteína vegetal. Y, de hecho, si se juntan con alimentos como el arroz ese plato contendrá una proteína súper completa similar a la de origen animal. También son una buena fuente de folatos, esenciales para evitar anemias.

Con ellas podemos hacer diferentes tipos de ensalada de alubias mezclándolas con ingredientes como verduras, pescados, queso y aliñándolas con ricas salsas. Además, no solo se pueden hacer propuestas variadas con infinidad de ingredientes, sino también con las distintas variedades de alubias que existen.

La judía que nosotros conocemos y más presente en nuestras mesas es originaria de América Latina, aunque ahora ya es tan común que parece que haya estado desde siempre presente en nuestra gastronomía. En cuanto a las especies que existen, una de las más destacadas es la judía común que puede ser roja, negra y blanca, y tiene una forma que recuerda a un riñón. Con ella podemos hacer una refrescante ensalada de alubia blanca. Otra también conocida en nuestra cocina es la judía pinta de color rojo, que se añade a la popular paella valenciana.

Una de muy apreciada en España es la judía escarlata, que se caracteriza por sus grandes dimensiones, su poco volumen y su color blanco. Así como la alubia negra de Tolosa y las fabas asturianas, de gran tamaño, de color blanco, largas y achatadas. Como ves hay una gran variedad para elegir.

El único inconveniente que tienen es que si se toman enteras, por ejemplo, en una ensalada con alubias pueden resultar indigestas. Por lo que en estos casos es mucho mejor consumirlas en purés pasadas por el chino para quitarles la piel, mezclarlas con verduras, arroz o añadirles condimentos carminativos que favorecen la buena digestión de los alimentos.

Las alubias, también como otras legumbres, necesitan antes de cocinarse rehidratarse en agua. Por ello, es conveniente sumergirlas en un recipiente con agua fría y dejarlas en remojo unas 12 horas. Es conveniente desechar esa agua de remojo, escurrir bien las legumbres y cocinarlas con agua fría que las cubra. El tiempo de cocción depende de cada variedad de judía, pero si vas con el tiempo justo te recomendamos hacer tu ensalada de alubias blancas de bote. De esta manera, podrás tener un plato delicioso en pocos minutos.

Un consejo si las compras secas es guardarlas en un lugar fresco y seco, y mejor si es en botes de cristal herméticos dentro de la nevera. Con este pequeño truco se te conservarán la mar de bien durante todo un año. Otra opción para conservarlas sin que pierdan sus estupendas propiedades es cocinarlas y congelarlas.

Ricas recetas de ensalada de judías blancas

Esta variedad de alubias es una de las más consumidas en nuestra gastronomía, por eso, en este recopilatorio encontrarás infinidad de propuestas con las que disfrutará toda la familia. Una de ellas es la ensalada de alubias blancas con salmón ahumado, aceitunas, cogollos y una deliciosa vinagreta con toque cítrico. Es, de verdad, súper sencilla de hacer y además resulta muy refrescante, ideal para cuando llega el buen tiempo. Así que si no te gusta complicarte en la cocina pero no quieres renunciar al sabor de un buen plato, ¡toma nota!

El primer paso es remojar las alubias en agua fría de 8 a 10 horas, escurrirlas y ponerlas en una cazuela con la cebolla troceada, los dientes de ajo enteros y una pastilla de Avecrem. Puedes añadir también una hoja de laurel. Cúbrelas a continuación con agua fría y cuece unos 90 minutos aproximadamente. Cuando veas que están cocidas, escúrrelas y déjalas enfriar. Si quieres ahorrarte este tiempo puedes usar alubias en bote.

El siguiente paso es lavar los cogollos de lechuga y partirlos en cuatro. Trocea entonces las aceitunas negras, corta el salmón ahumado y enróllalo sobre sí mismo formando una espiral. Prepara después una vinagreta mezclando el aceite junto con el vinagre, el zumo de limón y la pastilla de Avecrem desmenuzada. Bate de forma enérgica con un batidor de varillas. Por último, coloca los cogollos en los platos junto con las alubias y decora con el salmón. Riega con la vinagreta y esparce por encima las aceitunas y el eneldo picado.

Otra propuesta de judías blancas en ensalada que no puedes perderte es nuestra versión del “empedrat” catalán, un plato tradicional que se elabora con judías blancas, tomates, olivas negras y bacalao desmigado. Es una ensalada muy completa y nutritiva, y que en vez de utilizar bacalao añade anchoas, atún, pimientos, cebollas y huevo duro. ¿Te animas a prepararlo?

Puede servir perfectamente como plato único y basta con poner las alubias en remojo el día anterior, y al siguiente colocarlas en una olla con abundante agua. Deja que hiervan a fuego lento hasta que queden tiernas. Cuando estén apártalas del fuego, escúrrelas y deja que se enfríen. También puedes utilizar las judías de bote y así ahorrarás tiempo. En ambos casos y en un bol mezcla el tomate cortado a trocitos pequeños, el pimiento y la cebolla bien picada. Incorpora entonces el atún desmigado y los huevos duros cortados en taquitos. Por último, mezcla el aceite, el vinagre y el Avecrem, y añade esta mezcla sobre las alubias. Decora con unas aceitunas y unos filetes de anchoa. Resérvalo en el frigorífico hasta el momento de servir.

¡Sigue descubriendo riquísimas recetas en nuestro recopilatorio!