¿Cómo puedo hacer buñuelos?

Los buñuelos son mucho más fáciles de hacer de lo que podría parecer en un principio. Apunta, que empezamos.

500 g de harina

Un sobre de levadura

Agua tibia, un vaso y medio

Miel de caña de azúcar o, en su lugar, azúcar.

Calienta el agua en un cazo hasta que esté tibia, no demasiado caliente. Tras esto, en un bol añade la harina tamizada, la levadura -también tamizada- y remueve para combinar ambos ingredientes. Añade poco a poco el agua tibia mientras vas removiendo, vigilando que tenga una consistencia adecuada para formar los buñuelos, no muy compacta ni demasiado líquida.

Calienta aceite en una sartén, bastante para poder cubrir los buñuelos, y ve incorporando los buñuelos. Dales la vuelta cuando ya estén dorados por un lado. Ve sacándolos y poniéndolos en una fuente con algo de papel absorbente espolvoréa con azúcar glas ¡y a comer!