Cuando llega la temporada de las almendras, hay que aprovechar a tope para cocinar deliciosas recetas que las lleven. ¿Alguna vez has hecho sopa o crema de almendras? A nuestros cocinillas les encanta este plato y han publicado sus ingredientes y modo de preparación aquí mismo en una gran variedad de propuestas. ¿Te animas a descubrirlas?

Ver más...

Esta elaboración es muy típica de la Navidad ya que antes era muy tradicional comerla de postre durante la cena de Nochebuena. La razón es que allá por el siglo XX, en la cena antes de Navidad no se podían comer lácteos ni carne, por lo que la sopa se hacía con agua y no con leche. Además era muy habitual que las pastelerías y confiterías vendieran paquetes con los que se podía hacer esta sopa. Sin embargo, más allá de preparar la sopa de almendras salada para Navidad o también en su versión más dulce, desde aquí te invitamos a disfrutar de ella en cualquier ocasión con los increíbles platos que hemos recopilado para ti.

Cómo hacer una sopa de almendras bien sabrosa

La base para hacer esta sopa es bien simple. Tan solo se necesita nata o leche caliente y almendras molidas. En su origen se elaboraba solo con agua, pero la verdad es que si le añades lácteos tu receta de sopa de almendras quedará mucho mejor. Además, también es importante servirla caliente y aromatizada con vainilla y canela para que aún sea mucho más apetitosa.

Como te hemos comentado antes lo típico es servirla en Nochebuena, al final de la cena junto a los turrones, y presentada en una cazuela de barro. Aunque nosotros te animamos a prepararla cuando más te apetezca, ya que siempre puede ser una buena ocasión para disfrutar de este dulce.

Veamos cómo se hace la sopa de almendras tradicional.

Lo primero es disolver la pasta de almendras en la nata o la leche caliente aromatizada con vainilla y/o canela. Si quieres también puedes añadirle un rodaja de limón. Después será el momento de añadirle la misma cantidad de azúcar que de almendras y remover hasta que veas que la mezcla te queda un poco espesa. ¡Ya la tendrás entonces lista para servir!

Si quieres puedes decorar tu sopa de almendras dulce con frutos secos como piñones tostados o incluso picatostes.

Esta es la versión dulce pero también podemos preparar la sopa de almendras salada, muy típica del sur de España, en concreto, de la provincia de Málaga. Allí se acostumbra a aderezar esta sopa con un toque de vinagre, además de añadirle yema de huevo, aceite, azafrán, sal, ajo, pan y los ingredientes especiales de cada chef.

Aprovecha las propiedades saludables del almendra

Además, de ser un estupendo postre o un apetitoso primer plato en su versión salada, lo cierto es que esta receta tiene un montón de beneficios y todo es gracias a su ingrediente principal: la almendra. Aunque sea un fruto extendido en el consumo de nuestro país, su origen es de Asia, en concreto, de la zona de Oriente Próximo. De allí su cultivo se extendió hacia Grecia y Roma, y después por toda Europa hasta América.

Entre las almendras dulces podemos distinguir dos tipos de variedades, las de cáscara blanca y las de cáscara dura. Mientras que en las almendras amargas solo existen las de cáscara dura, un mayor tamaño y un sabor amargo muy característico. Cabe destacar que las variedades dulces contienen una importante cantidad de grasas insaturadas que son muy beneficiosas para mantener una buena salud cardiovascular. También son ricas en fibras y minerales como el hierro, fósforo, potasio, magnesio, zinc y calcio. Así como vitaminas del grupo B, como el ácido fólico, y vitamina E.

Una recomendación cuando las compres, asegúrate que las guardas en un bote bien cerrado y en un lugar seco y fresco. De lo contrario, se humedecerían y perderían su característica textura. Aparte de disfrutarlas en esta deliciosa receta las almendras se pueden consumir crudas, tostadas o fritas como aperitivo o como ingrediente estrella en dulces tan exquisitos como el mazapán o el turrón. Asimismo también las puedes añadir como acompañamiento en las guarniciones de tus platos de carne, pescados o ensaladas.

Sopa de almendras, una receta muy golosa

Antes ya has podido comprobar lo delicioso que está este plato en su versión más tradicional, y ahora te invitamos a cocinar nuestra versión con un toque muy especial. ¿Te animas? En este caso optaremos por la opción más dulce y le daremos más suavidad y textura gracias a Mi Salsa Bechamel, la nata, la mantequilla y una pizca de nuez moscada. Pero es que además antes de servirla le añadiremos dos yemas de huevo, algo que seguro que sorprende a tus invitados.

Lo primero es rehogar las almendras en un poco de mantequilla y agregar el Caldo Casero de Pollo 100% Natural de Gallina Blanca junto con el jerez. Deja que se cueza y después añade un cazo de Mi Salsa Bechamel, la leche, la nata, la mantequilla y la nuez moscada. Deja que hierva durante 3 minutos y antes de servir pon las yemas de huevo, mantequilla y baña estos ingredientes. Bate suavemente y ya puedes disfrutar de esta deliciosa sopa.

¿Sopa de almendras de primer plato?

Pues aunque parezca que esta sopa solo la podamos comer como postre, ya te hemos anticipado antes que está riquísima en su versión salada para servirla como entrante. Por ejemplo, la sopa de puerros y almendras, un plato espectacular, de sabor suave, que seguro que no deja indiferente a nadie de tu familia.

El primer paso es el de picar los puerros y freírlos con la mantequilla durante 2 minutos a 750W en el microondas. Cuando veas que ya empiezan a coger color agrega las almendras y vierte poco a poco el caldo de pollo. Ponlo a hervir durante 10 minutos tapado, y cuando esté cocida la verdura ya puedes triturar la mezcla y colar. En una sopera añade la leche y las yemas de huevo y mezcla bien. Vierte sobre ellas la crema caliente y si quieres agrega un poco de nata.

¡Esperamos que te gusten todas estas increíbles recetas!

Receta destacada

sopa de almendra

Ingredientes

  • 300 g almendra
  • 4 vasos Caldo de Pollo Gallina Blanca

    Caldo Casero de Pollo 100% Natural

  • 4 rebanadas de pan
  • 5 dientes de ajos
  • 1 pizca hierbabuena
  • 1 pizca comino
  • aceite y sal
  • > 60 min
  • Fácil
  • 4 personas