Prueba a hacer las sardinas de una manera diferente. ¿Las has probado en escabeche? Aquí tenemos varias recetas para que elijas la que más te guste. ¡Qué buenas!

Ver más...

Las sardinas en escabeche, como tapa o en montaditos son ideales en aperitivos, como entrante de una comida o cena o para una tapa en las tardes de verano. Porque esa, incluso aún en primavera, es la mejor época del año para tomar sardinas. Es cuando este pescado azul, muy económico pero de propiedades muy beneficiosas para nuestra salud, tiene toda su grasa y resultan todavía más delicioso. Su gran riqueza está en su contenido de omega-3, un ácido graso poliinsaturado que nos ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos.

Además de sanas y económicas son muy fáciles de hacer, lo puedes comprobar en las recetas de sardinas en escabeche que te ofrecemos en esta página. Si solo has probado las que compraste en latas en el supermercado, ahora las puedes hacer tú mismo, unas sardinas en escabeche caseras, sabrosas y con los matices que elijas. Si quieres que tengan ese tono rojizo de las latas has de ponerle pimentón dulce, si prefieres un sabor más intenso, pimentón picante.

Para lograr un plato con muchas ventajas no hay como hacer sardinas en escabeche. Económicas, saludables, fáciles de preparar, exquisitas y muy prácticas. Al servirse frías, es necesario dejarlas reposar un par de días en la nevera, y conservarse durante muchos días nos puede sacar de más de un apuro. Por ejemplo, nos pueden servir para completar el menú que le ofrecemos a esa visita inesperada, para llevarnos en el tupper al trabajo cuando no tuvimos tiempo de preparar otro plato, para hacernos unos bocatas cuando nos surge un plan inesperado de salida a pasar un día fuera de casa. Además, nos pueden ser muy útiles para elaborar canapés o para agregar un ingrediente más a nuestras ensaladas.

Las sardinas mejoran nuestra salud y estado de ánimo

Más allá de la suave textura y ese sabor característico, algo ácido, que le otorga al pescado, esta receta, sardinas en escabeche, es una manera ideal de elaboración de los alimentos para conservar sus nutrientes.

Las sardinas nos aportan minerales como hierro, calcio, fósforo, potasio, zinc, yodo y magnesio, que interviene en el buen funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos, mejora la inmunidad, posee un suave efecto laxante y fortalece huesos y dientes. También el fósforo contribuye a ese fortalecimiento, beneficia al sistema nervioso, a la actividad muscular y participa en procesos de obtención de energía. Ingerir sardinas es una de las maneras de prevenir la anemia ferropénica, porque su contenido en hierro es necesario para la formación de hemoglobina, que es la proteína encargada de transportar el oxígeno desde los pulmones a las células. Su aporte en yodo también es significativo e indispensable para el buen funcionamiento de la tiroides, una glándula reguladora de muchas funciones metabólicas. Por su contenido de este mineral las sardinas son muy recomendadas para las mujeres embarazadas, porque es muy beneficioso para el desarrollo del feto.

Entre las vitaminas se destaca su contenido de las del grupo B. La B6 o piridoxina, que es muy recomendable en casos de diabetes, depresión, asma e incluso puede ayudar a combatir algunos tipos de cáncer. La B12 o cobalamina, otro nutriente beneficioso para las mujeres embarazadas, los bebés en estado de lactancia y las personas con problemas de estómago. También es fuente de vitaminas liposolubles como la vitamina A, que aporta en la conservación, el desarrollo y la reparación de las mucosas y los tejidos del cuerpo, como la piel. Además nos hace más resistentes ante las infecciones y contribuye en el buen funcionamiento del sistema nervioso y de la vista. Otros beneficios que obtenemos al ingerir alimentos que poseen vitamina B son el fortalecimiento óseo y la generación tanto de enzimas hepáticas como de hormonas sexuales y suprarrenales. Por otro lado, nos brinda vitamina D, que regula el nivel del calcio en la sangre y facilita su absorción y fijación al hueso.

Pero, sobre todo, el beneficio más reconocido en el consumo de este pescado azul es el proporcionado por sus ácidos grasos Omega-3, un nutriente muy saludable para el buen funcionamiento tanto del corazón como del cerebro, porque al ingerir sardinas mejoramos nuestro estado de ánimo.

Una técnica culinaria milenaria

El escabeche de sardinas no tiene muchos secretos, es mucho más fácil de elaborar de lo que muchos imaginan. Se trata de un método de marinado o de precocinado, en un caldo con ingredientes específicos, originario de la cocina árabe. Se salan las sardinas, se enharinan, se fríen, aunque también hay recetas en las que se hacen sin freír, y se introducen en un adobo hecho con vinagre, aceite, ajo, pimienta y laurel. Después de reservarse un tiempo en refrigeración quedan unas sardinas muy sabrosas y no tan aceitosas como la que suelen venir en latas de conservas.

Esta técnica empleada para hacer las sardinas escabechadas no es nada nueva. La conservación de alimentos en vinagre se utilizaba hace siglos. Hay menciones, que lo demuestran, en concreto, en publicaciones muy antiguas, incluso en alguna del siglo IX.

Las sardinas en escabeche son muy fáciles de preparar, lo que no puedes dejar de tener en cuenta es que la calidad del vinagre en la elaboración del marinado suele ser determinante en el resultado final del escabeche, y con ellas obtienes un plato muy versátil. Puede ser un entrante, formar parte de un aperitivo, protagonista principal de bocatas o un ingrediente de alguna ensalada. Siempre será una buena forma de incluir pescado azul en tus menús, un alimento natural, saludable y económico. En esta página te proponemos varias recetas para escabechar sardinas, como esta que te avanzamos.

Limpia las sardinas quitándoles cabeza y tripas. Ponles sal y rebózalas en harina para luego freírlas en una sartén con aceite de oliva bien caliente. Ya fritas resérvalas en una cazuela de barro. En el mismo aceite que se han frito las sardinas hecha ajo, laurel, pimentón y, después de unos pocos minutos, añádele el vinagre. Mezcla todo muy bien y viértelo sobre la sardinas hasta cubrirlas. Una vez frías guárdalas en la nevera, en uno o dos días estarán deliciosas.

Receta destacada

bocadillo de sardina en escabeche

Ingredientes

  • 2 rebanadas de pan
  • 4 rodajas de tomate
  • 3 sardina en escabeche en filetes y sin espina
  • 6 aceitunas verdes sin hueso cortada en rodajas
  • 2 pepinillo en vinagre en rodajas
  • 1 cucharadita aceite
  • sal y pimienta
  • 10-20 min
  • Fácil
  • 1 persona