Con el verano llega también esta fruta tan rica, fresquita y adecuada para el calor. La sandía se puede comer sola, se pueden preparar postres variados con ella o incluso deliciosos aperitivos. Por ejemplo, ¿has probado la receta de gazpacho de sandía? ¿y los cócteles de sandía? ¡No lo dudes más y apúntate a esta fruta roja por dentro y verde por fuera!

Y para que no te falten ideas hemos seleccionado las recetas con sandía más refrescantes. De esta manera, ya no tendrás excusa para probar cómo queda esta deliciosa fruta en las más creativas y variadas propuestas.

Ver más...

¿Sabías que las sandías pueden llegar a pesar hasta 10 kilos? Sí, y además de su gran tamaño también se caracterizan por tener una corteza firme y dura. Esta particularidad hace que no sea posible pelarla, así que se come tal cual se corta, lo que es ideal para los más pequeños y también para todos aquellos que no tienen mucha paciencia para comer las frutas. Además, la textura de su pulpa es muy tierna y fácil de masticar, por tanto, nadie tiene excusa para no consumirla sola o en apetitosas recetas con sandía.

La temporada ideal para consumirla es en verano ya que al tener un importante aporte de agua constituye un alimento súper hidratante. En concreto, dos tajadas de sandía equivalen a un vaso de agua con la ventaja que es mucho más sabroso. También es muy adecuada para personas con digestiones complicadas y para aquellas personas que quieran mantener la línea ya que al tener bastante agua al comerla suele provocar una sensación de saciedad. Asimismo tiene un poderoso efecto diurético y su consumo, por tanto, está recomendado para aquellas personas que padecen hipertensión, ácido úrico elevado o cálculos renales. ¡Ya no hay excusa para preparar recetas con sandía!

¿Qué se puede hacer con la sandía?

Aunque la sandía ya ocupe un lugar preferente en nuestra mesa, su origen se encuentra en los países de África Tropical. Su cultivo se inició en la ribera del Nilo y con el tiempo se fue extendiendo por las zonas del mar mediterráneo hasta hoy, que es una de las frutas más consumidas en todo el mundo. España, Grecia o Japón son algunos de los principales países donde más se produce.

Cuando hablamos de sandía nos referimos a una variedad, en concreto, o como mucho dos que son las que normalmente encontramos en nuestros establecimientos de confianza y con las que podemos hacer recetas con sandía tan ricas como las que encontrarás aquí. Sin embargo, existen más de cincuenta variedades de sandía según factores como el color de la piel, peso, maduración o pulpa. La que más conocemos es la que tiene semillas negras o marrones y con la piel de color verde oscuro o negro. Otra variedad que solemos encontrar es la que tiene la corteza verde con rayas de color blanco y las que no tienen semillas o que sí que tienen pero son de color blanco.

Quizá es la única desventaja que tiene, pero al tener una corteza tan dura es complicado de saber si el ejemplar que nos llevamos a casa está en su punto o no. Pero para ello existen una serie de trucos. Una buena manera de saber si una sandía está madura es fijarnos si tiene la mancha de la piel, que ha estado en contacto con el suelo, de color amarillo. Si, por el contrario, es de color blanco o verdosa esto nos indica que la han recogido antes de tiempo y su sabor resultará bastante insípido.

Otro consejo para acertar de pleno es darle algunos golpes con los dedos o las palmas de las manos. Si suena a hueco quiere decir que está perfecta. También conviene fijarse en que la piel no presente cicatrices, áreas sucias, magulladuras o quemaduras para no llevarnos una decepción al abrirla. Por otro lado, la mejor forma de conservarla es mantenerla en la nevera a una temperatura de unos 7ºC, ya que tanto las temperaturas muy altas como muy bajas no son las idóneas para su conservación.

Refréscate con estas recetas con sandía fáciles

Es la fruta estrella del verano, con permiso del melón, pero no por ello la tenemos que consumir solo antes o después de las comidas. Porque con la sandía también podemos preparar elaboraciones deliciosas como sopa de sandía, batido de sandía, crema de sandía, zumos, helados, sorbetes, granizados o gazpachos.

En esta sección encontrarás muchísimas propuestas para saber qué hacer con la sandía, pero queremos darte un anticipo. Como la sandía es una fruta de verano y en esta época el calor aprieta, lo menos que queremos es ponernos a cocinar entre fogones y cacerolas. ¿Te apetece una opción refrescante? Pues toma nota de este sabroso granizado de sandía y menta. ¡Una opción la mar de fresquita, natural y sana para grandes y pequeños!

El primer paso es preparar una taza de infusión de menta. De mientras puedes aprovechar para quitar las semillas de la sandía. Cuando acabes ponla a licuar y mézclala con la infusión de menta. Añade también unas hojas de menta fresca y deja que se enfríe. Pon la mezcla en un recipiente y resérvalo en el congelador. Después de unas dos horas licúalo otra vez y viértelo en moldes de hielo. ¡Ya puedes disfrutar de este rico postre con sandía!

Otra opción igual de refrescante con los mismos ingredientes pero con distinta elaboración es el sorbete de sandía con menta. En este caso lo primero es poner a hervir el agua con el azúcar. Deja que cueza 1 minuto y déjalo que se enfríe. A continuación, tritura la sandía y añádele el almíbar que has preparado antes, las hojas de menta y zumo de naranja. Ponlo a congelar hasta que quede sólido. En ese momento ya lo puedes sacar del congelador, raspar la superficie con un tenedor y rellenar copas con estas virutas. Decóralo con unas bolas de sandía y unas hojas de menta fresca.

Dejando a un lado los postres con sandía, una opción que te encantará es la de gazpacho de sandía y berberechos. Es una propuesta creativa para servir como aperitivo o primer plato que no dejará a nadie indiferente. Además, es muy ligera y gustosa.

Prepararla no tiene más misterio que limpiar y cortar la cebolla, el pimiento rojo, el tomate y la sandía a trozos. Después se agrega el aceite, el vinagre, Avecrem y unas avellanas. Déjalo que macere toda la noche y al día siguiente tritúralo todo con la barra de pan. Pásalo después por un colador fino y reserva. A continuación, pica el pimiento verde y el amarillo y mezcla con un poco de aceite. Por otro lado, cuece los berberechos al vapor, retíralos de su concha y resérvalos con su propio jugo. Por último, en un vaso de chupito pon una cucharadita de pimientos, cubre con el gazpacho y decora con un berberecho. ¡Voilà, una receta de sandía deliciosa!

Descubre muchas más recetas fáciles, rápidas, sanas y sabrosas con la sandía como ingrediente principal.

Receta destacada

MOUSSE DE SANDÍA

Ingredientes

  • 1 sandías
  • 1 yogur natural desnatado
  • 3 claras de huevo
  • 1 naranja
  • 1 cucharada de azúcar
  • 100 gr. de moras
  • 100 gr. de fresas
  • 10-20 min
  • Fácil
  • 4 personas