Tanto el calabacín, como la berenjena podemos hacerlos de muchas maneras diferentes. Una de las más sencillas es la receta de revuelto de calabacín. Conserva toda sus propiedades, no tiene demasiadas calorías y se puede congelar si se hace de más para comerlo en múltiples veces. ¿Se os había ocurrido ya?

Esta es una gran opción para elaborar un plato sano, rico, fácil de preparar y barato. En esta página aprenderás cómo hacer revuelto de calabacín con queso, con verduras, gratinado…

Ver más...

Un plato cuyo ingrediente principal es la verdura, bajo en calorías y sencillo de hacer, siempre es una buena elección. Bien sea por cuestiones de salud, por gusto o por optar por una receta de aprovechamiento, lo único imprescindible es el huevo, ya que un revuelto lo podemos hacer con los ingredientes que elijamos o con aquellos que nos hayan sobrado en la nevera y que queremos utilizar pronto para que no se pongan malos. El calabacín revuelto o un revuelto de calabacín y berenjena, por ejemplo, funcionan muy bien como primer plato, como acompañante de otro plato o, incluso, como plato único cuando cuando para cenar solo nos apetece una comida ligera, aunque por ello tampoco estamos dispuestos a renunciar al sabor.

Beneficios del consumo de calabacín

El calabacín es uno de los alimentos que mejor se adapta a un menú saludable, tiene pocas calorías, y además es una rica fuente de vitaminas y de minerales como potasio, necesario para el sistema nervioso y la actividad muscular, fósforo, hierro, calcio y magnesio, que interviene favorablemente en la formación de los huesos y de los dientes. También su contenido en mucílago le transfiere propiedades emolientes, que ejercen de suavizante en el aparato digestivo. Esta verdura, también conocida como zucchini, está compuesta por un 95% de agua y su consumo es muy beneficioso para nuestro organismo.

La manera más óptima de beneficiarnos de todos sus aportes es cocido al vapor o bien comiéndolo crudo, sin pelar, en el punto exacto de madurez y hay que tener en cuenta que no se debe conservar más de cinco días en la nevera. Se trata de un alimento que nos protege el sistema cardiovascular, sobre todo si lo combinamos con cebolla, aceite de oliva, legumbres y con algunos cereales o frutas, y nos brinda otros varios beneficios. Su contenido en vitamina C nos genera una acción antioxidante y contribuye en la formación de colágeno, huesos, dientes, glóbulos rojos además de favorecer la absorción del hierro de los alimentos y hacernos más resistentes ante las infecciones. También es fuente de vitamina B3 y de provitamina A, que contribuye a la buena salud de la piel. Otra de las recomendaciones del consumo de calabacín suele estar dirigida a las personas que tienen disfunciones gástricas, ya que posee un alto contenido de fibras.

El calabacín: un comodín de la cocina

El calabacín es un alimento de gran utilidad y que aporta mucho sabor en la elaboración de numerosos platos. Se puede comer de muchas maneras, incluso crudo, sobre todo el calabacín amarillo, que con un poco de zumo de limón es muy sano y delicioso. Si se prepara en una de esas cacerolas en que todos los líquidos que va soltando la verdura vuelven a la cocción es ideal, porque optimiza sus propiedades y facilita la elaboración. Pero en una cacerola común también puedes obtener un resultado igual de sabroso, solo que debes prestar más atención y evitar que se quemen las verduras, para ello has de ir añadiendo caldo cuando sea necesario.

Además de beneficiar a nuestra salud, si incluimos calabacín en nuestros menús nos abre un gran abanico de opciones culinarias. Esa versatilidad de esta verdura hace que pueda combinarse a la perfección con una gran variedad de otros alimentos y se adapta muy bien a una gran cantidad de preparaciones diferentes. Se puede hacer a la plancha, en crema, con tomate, incluirla en un pastel salado, en tortitas combinado con patatas se consiguen una estética y textura ideal para los niños o para aquellos que no ven al calabacín muy apetecible y necesitan camuflarlo un poco para comerlo y, por supuesto, revuelto. El calabacín se puede hacer de manera sencilla y siempre será una receta muy económica, rápida de hacer y en la que podrás mezclarlo con los ingredientes que más te gusten.

Al revuelto de calabacín le puedes añadir setas, jamón serrano, que da un resultado estupendo y le da un sabor irresistible, o verduras, una manera ideal para que los niños se acostumbre a comerlas, ya que la cremosidad que les da el huevo hacen que sean muy apetecibles para los peques. Por las características de los distintos alimentos que se combinan, el revuelto de calabacín y atún es una de las recetas más completas para elaborar un revuelto.

Ricas recetas de revuelto de calabacín

Tierno, como cuando todavía el calabacín es muy joven, más maduro para obtener de él una cantidad mayor de fibra, pero siempre bien fresco, esta verdura nos permite preparar platos para todos los gustos, ya que en un revuelto se puede combinar con los ingredientes que más te apetezcan. Por ejemplo, con pechuga de pollo si quieres lograr un plato algo más contundente. En esta página tienes varias propuestas para elegir el tuyo. Recetas caseras, sencillas y fáciles de hacer. Si aún no te decidiste por cuál empezar, te avanzamos la de un revuelto de calabacín y cebolla.

En una sartén, con un poco de aceite de oliva bien caliente, pon a sofreír cebolla y calabacín cortados en juliana. Cuando se hayan rehogado añádele perejil y cebollino, previamente cortado en trocitos pequeños, y condimenta con sal y pimienta a tu gusto. Luego vierte sobre las verduras huevo batido con un chorrito de leche. Mezcla todo muy bien y deja que se cuaje, pero que quede con una textura jugosa. Ahora que aún está caliente, emplátalo y sírvelo acompañado de una ensalada, por ejemplo de tomates.

Sigue descubriendo muchas más recetas como ésta en el recopilatorio que hemos preparado especialmente para ti. ¡Que aproveche!

Receta destacada

Revuelto de patata y calabacín con mousse de requesón

Romper con la rutina no siempre resulta fácil, estamos acostumbrados a nuestro día a día y de alguna forma nos acomodamos. En la cocina, podemos romper con la monotonía de una forma muy sencilla,  sólo tenemos que ir probando nuevas recetas. Ver Receta...

Ingredientes

  • 150 g de requesón
  • 1 ramita de romero
  • 3 calabacines
  • 3 patatas
  • 2 huevos
  • 1 pastilla de Avecrem Verduras -30% de sal

    Avecrem Verduras -30% de Sal

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Aceite de girasol para freír
  • Pimienta
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas