Comer de forma saludable es más sencillo de lo que parece, solo necesitas encontrar recetas saludables que te ayuden a crear un menú semanal con recetas fáciles, rápidas y, por supuesto, sanas para mantener una dieta equilibrada para tu organismo. Uno de los primeros pasos para dejar de ver la alimentación saludable como un sacrificio, y comenzar a entenderla como una oportunidad de mejorar tu estilo de vida y desde luego tu salud.

Actividad física diaria, equilibrio emocional o técnicas culinarias sanas como ejes de un estilo de vida saludable relacionados con la alimentación, son algunas de las recomendaciones de las nuevas Guías de Alimentación y pirámide nutricional de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC).

Ellos destacan que la variedad, el equilibrio y la moderación en la cantidad son principios básicos que favorecen una alimentación saludable, y por tanto el mantenimiento del peso corporal en niveles adecuados. Y apuntan a la dieta mediterránea como un patrón alimentario que puede satisfacer estos requisitos. Para lograr que tu cuerpo funcione de manera óptima es conveniente llevar una dieta sana y equilibrada. Para ello una recomendación sencilla y práctica es seguir las recomendaciones de la pirámide alimentaria.

Cómo funciona la pirámide de los alimentos

En la base de esta pirámide, la parte más amplia de la misma, aparecen los alimentos que conviene tomar a diario, y en la cima de la pirámide, se encuentran aquellos productos que deberíamos tomar ocasionalmente.

Ver más...

La pirámide se complementa con la ingesta de agua y una actividad física diaria. De esta manera, la base de la pirámide está formada por los hidratos de carbono (cereales, pan, pastas, arroz, patatas…). De estos alimentos debemos tomar entre 4 y 6 raciones diarias, tanto los adultos como los niños.

Después vienen las frutas, se recomiendan unas 3 raciones diarias, y verduras que lo conveniente es consumir 2 raciones diarias.

En el siguiente nivel, se encuentran las proteínas: la carne, el pescado, los huevos y las legumbres, de los que se recomienda una ingesta de 3-4 raciones a la semana.

En último lugar se sitúan los alimentos que deberíamos consumir ocasionalmente, como los dulces o el embutido.

Otro de los aspectos que recomiendan los expertos es repartir la ingesta alimentaria a lo largo del día y hacer, por lo tanto, 5-6 comidas diarias: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Esto ayuda a calmar la ansiedad y también reparte el consumo de calorías a lo largo del día.

Los carbohidratos

Es muy importante saber escoge los carbohidratos adecuados para el consumo. Básicamente hay dos tipo de carbohidratos: los carbohidratos simples y los carbohidratos complejos

Los carbohidratos simples, como por ejemplo el azúcar o la harina, son absorbidos rápidamente por el sistema digestivo. Esto provoca una especie de sobrecarga de carbohidratos, y tu cuerpo libera grandes cantidad de insulina para combatir el exceso. Come carbohidratos con moderación. En cambio el cuerpo digiere lentamente los carbohidratos complejos. Éstos incluyen los vegetales, la harina de grano entero, las avenas y los granos no procesados como el arroz integral. En general estos alimentos contienen un alto porcentaje de vitaminas, en fibras y otros nutrientes beneficiosos para tu cuerpo.

Granos y semillas

Los panes integrales tienen bajo contenido graso; también tienen alto contenido de fibra y carbohidratos complejos, lo cual te ayuda a la sensación de saciedad durante más tiempo. Es recomendable consumir panes cuyo ingrediente principal sea integral; para que mantengan sus aportes en fibra y otros nutrientes. Intenta evitar bollería industrializada que contengan mucha azúcar y grasa; ya que éstos pueden contener más de un 50% de calorías grasas.

Receta destacada

filetes de gallo saludables

Ingredientes

  • 16 filetes de gallo
  • agua, sal y pimienta negra
  • puerro
  • 1 sobre Gallina Blanca

    Puré de 8 verduras

  • 10-20 min
  • Fácil
  • 4 personas