El pollo es, sin duda, una de las carnes más consumidas en nuestra gastronomía. Y, sin embargo, reservamos el pavo sólo para ocasiones especiales como Navidad. Pero lo cierto es que puede ser un gran aliado en la cocina, ya que con él se pueden hacer platos deliciosos. En especial, las recetas de pechuga de pavo son ideales para disfrutarlas en cualquier momento del día o de la semana. Además, por lo general, si estás cuidando la línea te sentarán estupendamente porque el pavo contiene menos grasas que el pollo.

Ver más...

Como queremos que no te falten ideas para preparar tus recetas con pechuga de pavo hemos preparado este recopilatorio en el que incluimos las propuestas más deliciosas, sencillas y rápidas. Las hay para todos los gustos y van acompañadas de un paso a paso con el que seguro obtendrás resultados increíbles. Átate el delantal, escoge el plato que más te apetezca y anímate a probarlos.

Cómo preparar la pechuga de pavo

Si estás aburrido de comer pollo y buscas una alternativa parecida pero que te ofrezca otros matices prueba con el pavo, en especial, con la pechuga, una de las partes que más provecho se le puede sacar. Además, es la opción perfecta para cuando no tienes tiempo de cocinar el pavo entero. Una de las mejores maneras de prepararla y que queda realmente gustosa es hacerla al horno o en una olla a presión. Si encima le añades todo tipo de condimentos aún resultará más sabrosa.

A la hora de comprarla tienes dos opciones. O bien comprarla fresca o congelada. En cualquier caso tienes que tener en cuenta que las pechugas de pavo acostumbran a ser bastante más grandes que las de pollo. En caso de que compres la carne fresca un truco para asegurarte de que escoges una buena pieza es elegir aquellas pechugas que veas que tienen un color rosado y no tengan manchas. Por otro lado, si la compras congelada lo óptimo es descongelarla en la nevera la noche anterior que la quieras cocinar.

Si no tienes mucho tiempo para este procedimiento un truco es descongelar el pavo en un baño de agua fría. Para ello pon el pavo envuelto en un bol lleno de agua fría, y cada media hora reemplaza el agua por una de nueva hasta que se descongele. Otro truco es utilizar el microondas. Aquí sí que deberás quitarle el envoltorio que tenga y colocar la carne en un plato para microondas. Pon la potencia y el tiempo indicados para descongelar carnes y ya la tendrás preparada para usar en tus recetas.

Además de en el horno también puedes cocinar cualquier tipo de receta pechuga de pavo con otros métodos de cocción como a la parrilla, frita o a la barbacoa. Si has comprado un ejemplar de más edad lo mejor es que cocines la carne en un guiso o asada en el horno. Y una vez hecha también la puedes servir en ensaladas, en bocadillos o en una sopa. ¡Queda bien sabrosa!

Por último, y como el pollo, puedes acompañarlo de diferentes ingredientes. Por ejemplo, pasas, ciruelas, manzanas, piña o verduras. ¿Qué opción te gusta más?

Recetas de pechuga de pavo al horno y otras deliciosas propuestas

¿Sabes de dónde es originario el pavo? De México y, de hecho, los conquistadores españoles le pusieron el nombre de la gallina de las Indias, mientras que para los aztecas era el “guajalote”. Cuando se introdujo en Europa en el siglo XVI era considerado una exquisitez solo al alcance de la monarquía y la alta sociedad.

Otra curiosidad es que en inglés se le llama “turkey” porque los ingleses lo descubrieron en Turquía y desde entonces es el ingrediente principal de sus comidas navideñas. Por otro lado, la costumbre de comerlo durante el Día de Acción de Gracias viene de un jueves de noviembre de 1620. Y es que el pavo fue lo que alimentó a los colonos anglosajones que llegaron con el Mayflower al estado de Massachusetts.

Cabe destacar los estupendos beneficios de su consumo. Primero, su bajo contenido en grasa y colesterol, lo que lo hace idóneo para aquellas personas que estén siguiendo una dieta o que prefieran algo más ligero. Además, es una carne muy fácil de diferir, lo que es perfecto para los peques y las personas que tienen problemas estomacales. Tiene muchas proteínas, hierro y es una buena fuente de potasio, magnesio y vitamina B3.

Hay muchas recetas con pechuga de pavo y en este recopilatorio encontrarás infinidad. No obstante, hemos querido adelantarte algunas de ellas. La primera es la pechuga de pavo rellena, un plato con el que quedarás la mar de bien con tus invitados. Y aunque a primera vista te pueda resultar complicado, la verdad es que no lo es para nada. ¡Es un plato muy fácil de hacer!

El primer paso es practicar un corte profundo a las pechugas de pavo e introducir las ciruelas lavadas. Ata cada pechuga con un cordel de cocina para que el relleno no se salga al cocinarlo. Después rehoga las pechugas en un poco de aceite y condiméntalas con pimienta blanca y la pastilla de Avecrem desmenuzada. Incorpora el sofrito, vierte el coñac y deja que se evapore el alcohol. Entonces pela y corta las manzanas, quítales el corazón e incorpóralas a la mezcla. Por último, cocina tapado a fuego medio unos 20 minutos. Y si es necesario pon un poco de agua o caldo que evitará que las pechugas se sequen. A continuación, retira del fuego, tritura la salsa, quita el hilo de cocinar y deja enfriar las pechugas para poder cortarlas.

Si quieres una solución más rápida para tus comidas del día a día te recomendamos estas pechugas de pavo con tomate. Para prepararlas basta con sazonar los filetes con Avecrem, añadir pimienta y freírlos en aceite caliente. Después rehoga el tomate frito en una sartén y añade el tomate natural, el azúcar y deja cocer hasta que se espese. Precalienta entonces el horno a 180º, pasa el sofrito a una fuente y coloca los filetes encima. Hornea todo unos 2-3 minutos y ya lo puedes servir. Es una propuesta sana y sabrosa, más allá de las clásicas recetas de pechuga de pollo al horno, que seguro que se convierte en la favorita de los peques. ¡Descubre muchas más en esta sección!

Receta destacada

PECHUGA DE PAVO RELLENA CON SALSA AGRIDULCE

Ingredientes

  • 1 pechuga grande de pavo
  • 2 huevos
  • 1 terrina de Esencias de Ajo y Perejil Gallina Blanca
  • 100 gr. de jamón de York
  • 2 cucharadas de mostaza (opcional)
  • 150 gr. de mayonesa
  • 1 bote de mermelada de cebolla
  • 1 vaso de vino dulce u Oporto (al gusto)
  • 40-60 min
  • Media
  • 6 personas