El hojaldre es una de las masas más usadas en repostería y que se caracteriza por su textura crujiente, suave y quebradiza. A veces se suele confundir con la pasta brisa o masa quebrada, de mayor consistencia, pero no tienen nada que ver solo que ambas se utilizan para preparar apetitosos pasteles.

Lo bueno es que podemos elaborar el hojaldre salado o dulce según lo que nos apetezca más. Aunque lo más común es encontrarlo como aperitivo, por ejemplo, en unos riquísimos pasteles salados de hojaldre. En esta sección hemos querido recopilar las más variadas recetas con hojaldre salado. ¡No esperes más, pruébalas y sorprende a toda la familia!

Ver más...

¿Sabías que el hojaldre lo trajeron los árabes a Europa? Sin embargo, existen indicios que este tipo de masa también se elaboraba ya en la Grecia y Roma clásicas. Sus ingredientes esenciales son la harina, mantequilla, agua y sal y tanto sirven para hacer el hojaldre salado como su versión dulce. Una de sus peculiaridades es que no lleva levadura, ya que de hecho crece en volumen gracias a las vueltas y estiramientos a las que se somete la pasta.

La masa te saldrá más buena si la haces en casa pero actualmente en el mercado hay muchísimas opciones entre las que elegir y que seguro que se adaptan a tu gusto. Optes por la opción que optes tienes que tener especial cuidado con no estropear la textura, ya que puede humedecerse y echar a perder el plato.

Descubre ahora las increíbles recetas saladas con masa de hojaldre para servir en tu próxima celebración, o para hacer en cualquier momento del año como el pastel de hojaldre salado de jamón y pollo.

Sabrosas recetas de hojaldre salado

Para obtener la textura tan particular del hojaldre, en la que parece estar compuesto por diversas hojas finas, es que la masa elaborada con harina, agua y sal se extienda. Y, a continuación, sobre ella se ponga la mantequilla. A partir de ahí se tiene que doblar sobre sí misma varias veces. De esta repetición surgen las finas láminas que quedan separadas por la mantequilla o la grasa que se emplee. La razón es que durante la cocción el agua de la masa genera el vapor que ayuda a separar las hojas y hace que el hojaldre se asemeje a las páginas de un libro.

Es importante que para obtener una masa perfecta la cantidad de mantequilla y de harina sea la misma. ¡Tenlo en cuenta!

Lo cierto es que ya cocines un hojaldre salado o dulce, siempre está delicioso y no es extraño que se venga preparando desde hace tantos siglos. En Francia se cree que su creador fue el pintor Claude Gelée, quien en el siglo XVII y cuando se mudó a Roma creó un pan para su padre que estaba enfermo, en el que puso un trozo de mantequilla dentro del bollo de masa y lo cocinó. Su ingenio fue todo un éxito e hizo que Claude perfeccionara la receta suprimiendo la levadura y aplicando la técnica del plegado y de alternar la masa con la mantequilla para que las láminas se separarán mejor tras la cocción.

Los franceses tienen también otra versión de la historia del origen del hojaldre. En ella no fue un pintor sino un ayudante de panadero el que propició el descubrimiento de tan rico manjar. Se cuenta que al ayudante se le olvidó de poner la mantequilla en la masa y para remendar el error, cuando ya estaba amasada, puso en el centro un trozo de grasa y la doblo varias veces sobre sí misma. Cuando el jefe panadero vio como la masa se elevaba y creaba varias capas llamó a su ayudante, quien le explicó que había pasado. Lejos de enfadarse el jefe lo felicitó por la nueva masa que había descubierto por casualidad.

Prepara tu hojaldre relleno salado

Aunque a primera vista pueda parecer una masa difícil de elaborar y es cierto que es laboriosa y requiere de tiempo, no es tan complicada y tus platos, como los pasteles de hojaldre que encontrarás aquí, siempre quedarán mucho mejor si la haces casera.

Para elaborarla necesitarás un kilo de harina, otro de mantequilla, margarina o manteca de cerdo, medio litro de agua y unas cucharadas de sal. Lo primero es hacer un volcán con la harina, e ir amasando añadiendo la sal y el agua. Cuando la masa adquiera una consistencia no pegajosa, firme y suave ya estará lista para que hagamos una bola y la dejemos reposar unos 15 minutos.

Después de este tiempo se debe realizar un corte profundo en forma de cruz en el centro de la bola de la masa y, después, estirar con la ayuda de un rodillo cada parte de la cruz. Será el momento entonces de poner la mantequilla a punto de pomada y envolver la masa sobre sí misma. A continuación, se tiene que volver a estirar con el rodillo e ir doblando el hojaldre para conseguir crear las finas capas de harina. Así cuando lo cocinemos en el horno el calor derretirá la mantequilla, se desprenderá vapor y las capas se elevarán las unas sobre las otras.

Ahora que ya sabes todos los trucos para hacer una masa estupenda es hora de utilizarla para preparar algunas de las recetas que encontrarás aquí. Por ejemplo, un pastel de hojaldre o unas albóndigas de pescado con hojaldre. Estas últimas son ideales para los peques que no se acostumbran a lo sabores del mar, ya que se se camufla gracias a la mezcla de pan, nata, ajo, perejil y Avecrem, y también a una salsa hecha con sofrito de tomate y cebolla y langostinos. Además su presentación es muy divertida ya que al hojaldre se le da forma de pez. ¡Seguro que les encanta!

Si te animas a hacerlo sencillamente tendrás que remojar pan en nata, y mientras picar el ajo, el perejil y desmigar el pescado. Después mézclalo todo junto con la pastilla de Avecrem y la pimienta, y forma las albóndigas. Cuando acabes ya las puedes freír y reservar, y a continuación freír los langostinos. Con este aceite se hace una salsa con sofrito, ajo, una cucharada de harina y vino blanco

El último paso es añadir las albóndigas a la salsa y dejarlas cocer unos minutos, y al final agregar los langostinos. Después ya se puede extender el hojaldre y darle la forma de pez, hornearlo a 200ºC durante 20 minutos y rellenarlo con las albóndigas y la salsa.

Prepara estas y otras muchas más recetas con hojaldre. ¡Están todas deliciosas!

Receta destacada

Pastel de pescado rápido

El pastel de pescado es un plato clásico, muy delicado y sabroso. En muchas casas no falta en la mesa en ocasiones especiales, como Navidad o Nochebuena. Como es una auténtica delicatesen, mucha gente cree que prepararlo es algo complicado, que requiere mucho tiempo en la cocina y un montón de ingredientes. Ver Receta...

Ingredientes

  • 500 g de filetes de merluza
  • 100 g de gambas peladas
  • 4 cucharadas de

    Tomate Frito Gallina Blanca

  • 1 pastilla de

    Avecrem Dúo Paella de Pescado

  • 2 dl de nata líquida
  • 3 huevos
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas