El pastel de calabacín es un primer plato o entrante que tiene una gran cantidad de variantes en su receta. El calabacín nos da muchas posibilidades a la hora de trabajar con él en la cocina y crear deliciosas recetas para niños y adultos.

Ver más...

Por lo general, las recetas de pastel de calabacín son platos nutritivos, sabrosos y bajos en grasas y calorías, ideales para toda la familia. A veces, nos cuesta ver las verduras y hortalizas como una parte principal del plato, y las tratamos como una guarnición. Pero algunas de ellas ofrecen muchas posibilidades, y permiten diferentes tipos de preparación; es el caso de el calabacín. Por eso, ¡hoy queremos proponerte mil maneras de prepararpastel de calabacín!, una manera original y deliciosa de aprovechar las propiedades de esta hortaliza tan versátil. ¡Introduce vegetales en tu menú con un sorprendente pastel de calabacín!

El pastel de calabacín es un plato que se puede preparar de muchas formas diferentes y utilizando una gran variedad de ingredientes durante todo el año.

Uno de los productos más versátiles de la huerta

Desde un punto de vista nutricional, el calabacín es un alimento muy interesante. Esta hortaliza es rica en agua y fibra, facilita las digestiones, es fácil de digerir, tiene un suave efecto laxante, y ayuda a la eliminación del exceso de líquidos del organismo. Esto hace del calabacín un alimento ideal para niños y mayores.

El calabacín es una hortaliza que pertenece a la familia de las Cucurbitácea, y es rica en potasio, vitamina C. Esta familia comprende unas 850 especies de plantas, en su mayoría herbáceas, trepadoras o rastreras, que producen frutos grandes y protegidos por una corteza firme. Frutas tales como la sandía y el melón pertenecen a esta misma familia, junto con hortalizas tan comunes como el pepino o la calabaza. El origen del calabacín no es muy conocido. No se sabe con seguridad si procede de Asia Meridional o de América Central. Existen pruebas de que esta hortaliza ya era consumida por los egipcios y por griegos y romanos más tarde.

Sin embargo los árabes fueron quienes extendieron su cultivo por las regiones mediterráneas, donde se convirtió en un alimento de consumo habitual en la Edad Media. En las zonas del norte de Europa, su consumo fue más tardío y no tuvo lugar hasta la II Guerra Mundial. En la actualidad, su consumo está muy extendido en todos los países del Mediterráneo, así como en Holanda y Norteamérica, Marruecos, Italia y España son los principales países productores.

Dentro de la especie Cucurbita pepo se pueden distinguir dos subespecies; ovífera y pepo. A ésta última pertenece el calabacín. Se trata de una hortaliza que podemos encontrar desde tiempos muy antiguos en las regiones más cálidas de la Tierra. De hecho, no se sabe a ciencia cierta de dónde procede, pero ya era utilizado por civilizaciones como la egipcia, y por los griegos,  los romanos y los árabes, quienes, probablemente, lo extendieron por el resto del mediterráneo.

Su forma es alargada, pero su piel puede variar de color, desde el verde hasta el amarillo. Al abrirlo o pelarlo, nos damos cuenta de que tiene una carne blanca con una textura muy especial, que es lo que hace que el calabacín se pueda emplear en recetas muy distintas. En cuanto a su sabor, podríamos decir que se encuentra entre lo dulce y lo amargo; otra característica que lo hace también muy versátil. Aunque se puede tomar todo el año, al ser tan fresco, en verano es una alimento ideal, tanto para ensaladas como en recetas más elaboradas.

Los beneficios del calabacín

Lo primero que nos llama la atención de esta hortaliza también conocida como zucchini es que el agua es su componente principal, está compuesta por un 95% de agua, y que tiene muy poca cantidad de hidratos de carbono. Pero lo que convierte al calabacín en un alimento ideal para cualquier tipo de dieta es que apenas posee grasas. Al tener tan pocas calorías, es perfecto para dietas de pérdida de peso, y no por ello tiene que ser aburrido ni hay que renunciar a su sabor.

La mejor manera de aprovechar sus beneficios es cocinado al vapor o bien comiéndolo crudo, sin pelar, en el punto exacto de madurez y hay que tener en cuenta que no se debe conservar más de cinco días en la nevera. Se trata de un alimento que nos protege el sistema cardiovascular, sobre todo si lo combinamos con cebolla, aceite de oliva, legumbres y con algunos cereales o frutas, y nos brinda otros varios beneficios. Su contenido en vitamina C nos genera una acción antioxidante y contribuye en la formación de colágeno, huesos, dientes, glóbulos rojos además de favorecer la absorción del hierro de los alimentos y hacernos más resistentes ante las infecciones. También es fuente de vitamina B3 y de vitamina A, que contribuye a la buena salud de la piel. Otra de las recomendaciones del consumo de calabacín suele estar dirigida a las personas que tienen disfunciones gástricas, ya que posee un alto contenido de fibras.

También es una fuente de potasio, un mineral que actúa en el sistema nervioso para generar una buena actividad muscular y regula la cantidad de agua dentro y fuera de las células. El calabacín, por tanto, tiene un efecto diurético: aumenta la producción de orina y facilita la eliminación de líquidos;  muy importante para personas con retención de líquidos, hipertensión o gota.

Razones para tomar pastel de calabacín

Cómo ves, el calabacín es una hortaliza con muchas propiedades y que es muy fácil de introducir en tu dieta. Puedes preparar un pastel de calabacín para sorprender a tus invitados o, simplemente, para disfrutarlo tú. Además de ser una receta muy saludable, y lo bueno es que tienes muchas variantes que permiten aprovechar los ingredientes que tienes en casa. Prueba cualquiera de nuestras recetas, ¡no dejarás nada en el plato!

Receta destacada

Pastel de Acelgas y Calabacín

Hoy te ofrecemos una manera para que los peques de la casa coman acelgas.

Se trata de cocinarlas junto con calabacín en forma de pastel salado. Ver Receta...

Ingredientes

  • 5 huevos
  • 250 g de acelgas
  • 1 kg de calabacines
  • 1 pastilla de

    Avecrem Caldo de Pollo

  • 250 ml de nata líquida
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimentón
  • 40-60 min
  • Media
  • 4 personas