El exceso de actividades y los tiempos necesarios para los desplazamientos, entre otros motivos, han hecho de la falta de tiempo una de las características principales del estilo de vida actual. Esta escasez de horas y minutos repercute directamente en nuestra alimentación. Cada vez se recurre más a comidas o recetas rápidas debido a la poca disponibilidad de tiempo que podemos dedicarle a la cocina de casa. Todo esto hace que lograr de manera rápida comidas y cenas saludables sea el gran reto. Una excelente opción a este desafío son las recetas con merluza congelada que te proponemos en este recopilatorio. Son económicas, muy fáciles de hacer, se necesitan solo unos minutos, y se logran platos con pocas calorías pero sabrosos y muy nutritivos.

Ver más...

Ventajas de consumir merluza congelada

La congelación se ha convertido en uno de los métodos más utilizados para la conservación de los alimentos. Para los pescados, por su forma de producción o captura y por su corta conservación en fresco, es ideal. Además, al ser sometidos a una congelación rápida, se conservan correctamente tanto sus propiedades nutritivas como su textura, sobre todo en los pescados de carne magra como la merluza. Pero, siempre y cuando, su descongelación también se haga de la manera adecuada.

Además, soluciona la falta de tiempo para ir a mercados y pescaderías a hacer compras diarias de productos frescos. Permite la disponibilidad del pescado para hacer un plato en cualquier momento. Es económica, por precio y por no tener desperdicios. Brinda la posibilidad de hacer una gran variedad de recetas de merluza congelada, ya que se puede conseguir en diferentes cortes: lomos, rodajas, medallones…

A pesar de que la mejor temporada es de abril a julio, de esta manera también se puede conseguir y cocinar merluza congelada durante todo el año. Se prepara rápidamente, ya que se evita el paso de limpiar el pescado. Es apta para todo el mundo. Por su suave sabor y por la carencia de espinas las recetas de merluza congelada son aceptadas por todos, entre ellos los niños, las personas mayores y las que no están muy habituadas a comer pescado.

Para beneficiarse de todas estas ventajas es tan importante el proceso de congelación como el de la descongelación. Si estos procesos se hacen de manera correcta se mantendrá la calidad de los nutrientes, de la textura y del sabor del pescado en las recetas de merluza congelada que vayamos a elaborar. La mejor manera de hacerlo es dejando el pescado en la nevera hasta que quede totalmente descongelado. También se puede descongelar en el microondas a baja potencia o en baño maría. De esta última manera se coloca en un recipiente y se lo sumerge en otro con agua templada, nunca caliente. De modo que el pescado no tenga contacto directo con el agua. Si para agilizar la descongelación se pone el pescado en contacto con el agua, se arruinará tanto su textura como su sabor.

La merluza, un alimento sano y nutritivo

Si no se rompe la cadena de frío el pescado congelado mantiene sus nutrientes. Desde el alto valor biológico de sus proteínas, hasta sus ácidos grasos insaturados, entre ellos el omega-3, pasando por las vitaminas y los minerales. Por esto, si tu lugar de compra es un poco lejano a tu casa, es recomendable que traslades el pescado en una bolsa térmica.

Su bajísimo contenido graso hace de la merluza un alimento ideal para lograr platos equilibrados, saludables y de fácil digestión. A su vez es rica en proteínas y vitaminas, principalmente las del grupo B, como la B9 o ácido fólico, muy beneficiosa para las mujeres embarazadas. Además, las vitaminas de este grupo, con excepción de la B12, contribuyen al aprovechamiento de los nutrientes energéticos, como las grasas, las proteínas y los hidratos de carbono.

La merluza también es una rica fuente de minerales como el zinc, beneficioso para la fertilidad; el potasio, que promueve el equilibrio del agua en las células y aporta al buen funcionamiento del sistema nervioso; y del magnesio, necesario para los músculos y los nervios.

Por todos estos aportes y por el de omega 3, muy eficaz para la conservación de la salud cardiovascular, la ingesta de la carne de pescado magra, como la de la merluza, es recomendada unas tres veces por semana.

¿Cómo cocinar merluza congelada?

Para aquellos que les gusta conservar esa ligereza que el pescado tiene como una de sus características más saludables y para ello evitan freírlo, una buena opción es hacerlo al horno o en papillote, de esta última manera conservan todo el jugo. Pero una de las recetas de merluza congelada más fáciles de hacer, y casi sin ensuciar la cocina es la de merluza congelada al horno.

Y para esos momentos en los que debes encontrar soluciones rápidas para ofrecer una cena o una comida a esa visita inesperada, no hay mejor elección, que una merluza congelada en salsa. Ideal si el pescado está cortado rodajas. Solo necesitas algo de cebolla, ajo, perejil o lo que tengas al alcance en tu casa, y con un poco de caldo de pescado y un vaso de vino blanco puedes hacer una salsa muy compatible.

Como se trata de un pescado muy versátil, recetas de merluza congelada hay para todos los gustos, en esta página encontrarás decenas. Incluso para los más pequeños, ya que al tener una carne suave de sabor y de textura es del gusto de ellos. Para que comiences a poner en práctica alguna de las tantas posibilidades que te ofrece este pescado, te adelantamos la receta de merluza con crema de espárragos.

Es muy fácil de hacer. Primero desmenuza una pastilla de Avecrem y sazona con ella ocho rodajas de merluza previamente descongeladas. En una sartén con un poco de aceite de oliva ponlas a freír y añádele un vasito de vino de Jerez. Cuando se haya reducido el alcohol incorpora la crema de espárragos, preparada de la manera que indica el sobre. Déjalas cocer hasta que se reduzca el líquido y sírvelas bien caliente. Puedes terminar de emplatar decorando con unos guisantes y dos espárragos verdes.

Receta destacada

Filete de merluza en salsa verde

Nuestro recetario está lleno de grandes platos pero quizá uno de los más clásicos sea la merluza en salsa verde, que a su vez es una manera súper sabrosa de comer pescado y disfrutarlo al máximo. Ver Receta...

Ingredientes

  • 1 kg de filete de merluza
  • 1 l de

    Caldo Casero de Pescado 100% Natural

  • 150 g de guisantes
  • Medio vaso de vino blanco
  • Un chorrito de nata
  • Otro chorrito de aceite de oliva
  • 1 cucharada de harina
  • 1 cebolla
  • Abundante perejil picado
  • Un poco de sal y pimienta
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas