Pues los puedes hacer de muchas maneras: rellenos, rebozados, cocidos, duros, fritos… ¿Aún quieres saber más? Consulta nuestras recetas y aprenderás cómo y su modo de preparación. Seguro que te salen muy ricos y será gracias a nuestros cocinillas y sus consejos. ¡Ánimo y suerte en la cocina!

Son muchas las posibilidades de integrar huevos con bechamel en un plato. Las recetas que te ofrecemos en esta página así lo demuestran. Todas ellas son muy sencillas de hacer y las prepararás de manera muy rápida. En la mayoría de estas recetas, es la cocción necesaria para hacer los huevos duros la que se lleva la mayor parte del tiempo, y esa tarea no requiere más de diez minutos.

Ver más...

Los huevos rebozados con bechamel ofrecen una mezcla de texturas y sabores capaz de satisfacer a los paladares más exigentes. A la combinación de la cremosidad de la bechamel con el crujiente del rebozado se le suman las diferentes texturas del huevo, la de la clara y la de la yema, a la se le puede dar el punto que más nos apetezca. En el caso de las recetas de huevos rellenos fritos, también se presenta un abanico de posibilidades de sabores diferentes, dependiendo de los ingredientes que se incluyan en ese relleno. Muchas de estas propuestas culinarias incluyen cebolla, tomate, champiñones, atún o carne picada.

Preparar huevos con bechamel tiene otras ventajas. Se puede adaptar muy bien en aperitivos, se puede servir como un entrante o, incluso, como plato principal. Además, si bien recién sacados del horno son exquisitos, porque la bechamel se encuentra en su punto perfecto, hay quienes los prefieren fríos o apenas templaditos, sobre todo los fritos. Por eso se convierten en una gran opción para llevártelos en un tupper a la oficina o a tu lugar de trabajo. Como suelen hacer en muchos bares, donde también acostumbran servir los huevos con bechamel como tapas, un buen método es prepararlos y reservarlos en la nevera, si es por poco tiempo, o bien congelarlos hasta el momento de freírlos. De esta manera ganas tiempo y tienes a disposición una buena alternativa de comida para hacer de manera rápida en el momento que la necesites.

Los huevos son una gran fuente de proteínas

Además de ser un alimento muy práctico, los huevos forman parte indispensable de nuestra pirámide alimentaria por su alto valor nutritivo. Su versatilidad nos permite consumirlos de distintas maneras, con distintos métodos de cocción, como ingrediente principal, secundario y hasta que parezca que no está en el plato. Ya sea en ensaladas, postres, pastas y en diferentes comidas, desayuno, almuerzo o cena. Si bien los huevos también pueden ser de otras aves, como los huevos de codorniz, de pato, de pava o de avestruz, los más consumidos y los referidos cuando los mencionamos de manera genérica son los de gallina.

Tanto la clara como la yema nos aportan proteínas. La característica principal de la clara es que es el único alimento que nos aporta proteínas sin grasa, se trata de la proteína de mayor valor biológico porque contiene aminoácidos esenciales para el organismo. Por su parte, la yema, cuyo tono de su color amarillo depende de la alimentación de la gallina, nos aporta grasas, proteínas, vitaminas y minerales. Pero no contiene fibras ni carbohidratos.

Las grasas, de fácil digestión, que más se destacan en el huevo son ácidos mono y poliinsaturados, como el Omega 3, muy beneficiosos para el organismo. En cuanto a minerales podemos considerar al huevo una excelente fuente de hierro, pero también de fósforo, potasio y magnesio. Y el principal aporte que nos brinda en vitaminas son las del grupo B, sobre todo la B12, también es fuente de ácido fólico y vitaminas A, D y E.

Además, los huevos poseen carotenoides, luteína y zeaxantina, que ayudan a prevenir disfunciones de la vista, como las cataratas y la ceguera. Y colina, razón por la cual su consumo es muy recomendado para las mujeres embarazadas, ya que junto al ácido fólico, contribuye al correcto desarrollo del sistema nervioso central del feto.

¿Cómo hacer huevos con bechamel?

Los huevos a la bechamel se pueden hacer y presentar de distintas maneras. Hay quienes prefieren que este plato incluya panceta o bacon, ingredientes que combinan muy bien con la bechamel, le dan un gusto bien rico y una textura muy agradable, sobre todo si se finaliza la cocción al horno y con un gratinado de parmesano.

Otra forma de presentar los huevos cocidos con bechamel es sobre una cama de espinacas salteadas o hervidas cubiertas con una capa de bechamel. Luego se espolvorean con parmesano y se gratinan. Es una receta muy similar o inspirada en los huevos a la florentina, un plato de la gastronomía italiana. En esta elaboración se puede hacer tanto con huevos duros como escalfados o cuajados.

Otra opción, muy sencilla de hacer, es saltear con espinaca y bacon o jamón unos huevos pochados o cuajados, cubrirlos con salsa bechamel y, si te apetece, con un poco de queso parmesano para después gratinarlo en el horno o microondas. Ideal para resolver una comida en un día de esos en el que el tiempo no sobra para cocinar. Si prefieres un plato más ligero descarta el bacon o el jamón y acompaña el plato con una ensalada, la de canónigos con tomates cherry funciona muy bien, para tener un menú bien completo.

Para preparar los huevos rellenos rebozados se cortan los huevos duros en mitades. Se retiran las yemas, que mezclada con la bechamel y otros ingredientes a gusto, como jamón cocido, atún, o el que te apetezca servirán como relleno de las mitades de las claras. Una vez rellenas, de manera compacta y con una cantidad que sobresalga del hueco, se pasa por huevo batido y se reboza en pan rallado para ser freídos en una sartén con aceite caliente.

Huevos, bechamel y en unos minutos puedes elaborar un plato muy sabroso. Con la ayuda de las recetas que tienes en esta página puedes resolver de manera muy fácil una comida de cada día o un entrante para alguna ocasión especial, porque los huevos con bechamel no dejan indiferente a nadie.

Receta destacada

huevo rellenos con bechamel

Ingredientes

  • 4 huevos (tamaño L)
  • 1 lata pequeña de atún en aceite de girasol
  • 3 palitos de cangrejo
  • Tomate Frito Gallina Blanca

  • Bechamel
  • 10-20 min
  • Media
  • 2 personas