¡Qué ricos que están los garbanzos! Y además son la mar de nutritivos. Sin embargo, como otras legumbres requieren de su tiempo de preparación, estando en remojo, y de cocción. Así que si no quieres renunciar a su sabor pero vas con el tiempo justo hemos recopilado en esta sección una serie de maravillosas recetas con garbanzos de bote fáciles y rápidas de hacer.

Ya verás como te saldrán igual de apetitosas como si los hubieras cocido en casa. Porque aunque sean de bote tienen las mismas propiedades y sabor, y son la opción perfecta para cuando queremos comer un plato sano pero nos faltan los minutos y las ganas. ¡Descubre las ricas propuestas que te hemos preparado!

Ver más...

Cocinar con garbanzos de bote es toda una delicia

Aunque estén conservados en un frasco con ellos podemos elaborar los mismos platos que si utilizásemos los garbanzos en seco, ya sean pucheros, ensaladas o guisos.

Esta legumbre lleva desde tiempos prehistóricos en nuestra mesa, ya que se han hallado restos en excavaciones preneolíticas en Sicilia y neolíticas en Suiza. También era muy común comerlo en el antiguo Egipto y en el tiempo de los romanos. ¿Qué te parece? Y aunque lo más habitual es que consumamos la misma variedad, lo cierto es que hay muchas otras. Por ejemplo, los deshi que se caracterizan por ser más pequeños y tener un color amarillo o negro. Mientras que los kabul son mucho más grandes y de color claro.

Esto a nivel internacional, pero en nuestra gastronomía existen hasta cinco variedades conocidas. Por un lado, está el garbanzo castellano que destaca por su gran tamaño y su color amarillo, y que es el más consumido. Otro de similar tamaño es el garbanzo blanco con forma alargada, mientras que el más pequeño y redondo es el pedrosillano, cultivado en Castilla-León, Castilla-La Mancha y Andalucía.

Hay que acostumbrarse a elaborar ya sean recetas de garbanzos de bote o cocidos en casa ya que tienen un valor nutritivo muy importante. Por un lado, son una estupenda fuente de proteínas, hidratos de carbono y fibra. Además de que su consumo nos aporta vitamina B1, calcio, potasio, fósforo, hierro y magnesio.

El único inconveniente es que como otras legumbres, las recetas de garbanzos es fácil que causen flatulencias. Por eso, si sufres de gases en el estómago y en el intestino pero te encanta comer garbanzos un truco para comerlos con total tranquilidad es eliminarles la piel una vez cocinados.

Al no tenerse que cocinar los garbanzos de bote te ahorras el tiempo de cocerlos y de dejarlos en remojo durante varias horas. Aunque si utilizas una olla de presión puedes reducir los minutos de su cocinado, lo cierto es que al utilizar los garbanzos en conserva es mucho más rápido y sencillo. Tan solo deberás tener en cuenta de eliminar bien el agua que los acompaña, ya que muchas veces contiene bastante sal.

Un truco para asegurarte que están en buen estado es fijarte que estén enteros y con buen aspecto en cuanto a color y tamaño para que tus recetas de garbanzos te queden deliciosas.

Potaje de garbanzos de bote: gustoso y rápido

Esta receta de garbanzos es todo un clásico de nuestra mesa y es ideal para calentar el cuerpo en otoño y en invierno. Además es un plato de cuchara que se adapta a todos los paladares ya que se puede hacer con una gran variedad de ingredientes como chorizo, bacalao, tocino, verduras… ¡Hay tantas posibilidades como imagines! Aquí te proponemos hacer el potaje con morcilla y chorizo, un plato único que te dejará más que satisfecho. Para cocinarlo primero tienes que poner en remojo los garbanzos durante unas 12 horas. Mientras asa las verduras (el pimiento, el tomate y la cebolla) en el horno a 200ºC durante unos 20 minutos. Cuando ya estén y se enfríen quítales la piel y ponlas en una olla con los garbanzos escurridos, el caldo de pollo, los dientes de ajo, las patatas peladas y cortadas, y 1 pastilla de Avecrem. En el último paso pon la olla al fuego y cuando veas que empieza a hervir baja el fuego al mínimo y deja que se cocine durante unos 45 minutos. Al final agrega el chorizo y la morcilla, y deja que se cuezan durante unos minutos más. Sírvelo y disfruta de esta gran comida.

Otra propuesta de potaje que no te puedes perder es la que combina garbanzos y hierbabuena. Este es un plato que destaca por los importantes nutrientes que contiene y por combinar en una misma comida diferentes alimentos de una forma equilibrada y gustosa. Estos ingredientes son el arroz, los ajos tiernos y las alcachofas, ¿qué te parece? ¿Te animas a preparar este plato de cuchara tradicional y aromático?

Lo primero que tendrás que hacer es freír los ajos tiernos en el aceite caliente, añadir el arroz, y dejar que se doren un poco. Seguidamente agrega el tomate frito, las alcachofas troceadas bien pequeñas, rehoga y añade la hierbabuena y la pastilla de Avecrem desmenuzada. Cubre todo con un poco de caldo y pon los garbanzos. Deja cocer de unos 15 a 20 minutos y ya puedes servir.

Un opción riquísima que también te recomendamos son los garbanzos guisados, otro plato de cuchara indiscutible para los meses de invierno. Está delicioso, es perfecto para cuando tienes que preparar mucha comida y el que te recomendamos se hace con verduras, garbanzos y bacalao. Si te animas a prepararlo basta con que pongas los garbanzos en remojo con agua durante 12 horas y pasado este tiempo los cuezas con la zanahoria, la cebolla, el laurel y el tomate. Agrega entonces el caldo y deja que se cocine a fuego lento hasta que estén tiernas.

A continuación pon en un bol la miga de pan rallado, el ajo, el huevo y el perejil. Después fríe las bolas hasta que queden crujientes. Pela, lava y corta las patatas en trozos grandes, y el bacalao en trozos medianos. Pon los garbanzos en una cazuela con agua, el Avecrem, el bacalao y las patatas y cuécelo unos 15 minutos más. Agrega las espinacas y sirve el guiso con los panecillos fritos.

Ahora que lo sabes todo sobre cómo hacer garbanzos de bote en deliciosas recetas es hora de probarlas, ¿no crees? ¡Qué las disfrutes!

Receta destacada

Caldo con garbanzo y pasta

Cuando llegan los días fríos de otoño e invierno apetecen mucho más los platos de cuchara: potajes, sopas, purés, estofados, guisos... ¿No te parece? Y no es extraño ya que son comidas reconfortantes, que nos hidratan, sacian y además resultan muy completas para comer variado y en un plato único. Ver Receta...

Ingredientes

  • 250 g de pasta
  • 150 g de garbanzos
  • 1 pastilla de

    Avecrem Caldo de Pollo

  • 1 cda de aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo
  • Pimienta
  • Romero
  • Cebolla
  • 40-60 min
  • Fácil
  • 4 personas