Para pelar ciertas hortalizas y verduras, el escaldado es la forma más rápida de conseguir que la piel se desprenda con facilidad. Además, al escaldar, conservarás todo el aroma, sabor y propiedades de los ingredientes, ya que sólo los sumergimos en agua hirviendo durante un breve periodo de tiempo.

Más recetas como esta