¿Cómo hacer alitas de pollo de una forma deliciosa y original? Hay un montón de maneras de cocinarlas, ¿cuál es la tuya? ¿Con miel, en salsa o a la barbacoa? En esta sección encontrarás recetas para todos los gustos. Escoge los ingredientes que más te apetezcan y pon en práctica estas riquísimas recetas de alitas de pollo.

Con mostaza, al horno, con salsa… Esta parte del pollo es realmente sabrosa, fácil de comer y con una carne muy suave. Lo mejor es degustarlas con las manos para poder aprovecharlas bien, por lo que suele ser el aperitivo perfecto para una comida informal entre amigos. Por lo general, se suelen preparar fritas o asadas y acompañadas con salsas muy sabrosas, pero aquí podrás descubrir muchas maneras más de hacerlas.

Ver más...

Y si quieres acompañarlas de otros platos te recomendamos optar por patatas, aros de cebolla fritos, una ensalada o arroz blanco. De esta manera, este aperitivo se puede convertir en un plato completo y delicioso.

Alitas de pollo al horno, un snack muy sabroso

Una de las mejores maneras de disfrutar de esta parte del pollo, en la que realmente quedan muy jugosas es asándolas al horno. Son ideales para disfrutarlas viendo una película en casa o con tus amigos mientras veis un partido de fútbol. Es una receta muy sencilla y rápida que añade un toque mediterráneo que le queda la mar de bien gracias al vino blanco, el perejil y el ajo. Además, mientras se hacen puedes preparar un rico acompañamiento como una ensalada de patata. ¿Te apetece? ¡Pues adelante!

Para hacerlas basta con sazonarlas con la pimienta y el Avecrem, para después untarlas con mantequilla. Ponlas en la fuente para el horno. Aparte en un bol mezcla el aceite, el ajo y el perejil y adereza con esta mezcla las alas de pollo. A continuación, agrega el vino blanco y hornéalas durante 45 minutos a 180ºC. ¡Qué aproveche!

Otra forma de hacerlas es con la receta de alitas de pollo fritas. Son iguales de fáciles y sabrosas que las que se preparan al horno, y se ajustan tanto a una comida informal de cada día como también a celebraciones especiales. Te llevará muy poco tiempo cocinarlas, ya que es una receta sencilla, y no se necesitan preparaciones complejas ni muchos ingredientes.

Si te animas a hacerla lo primero que tienes que hacer es limpiar las alitas y cortarlas en dos si ves que son muy grandes, y que te va a costar más freírlas. Después échales un poco de sal, pimienta y resérvalas. Por otro lado, pela los dientes de ajo. En una sartén con abundante aceite de oliva caliente fríe las alitas de pollo y los ajos para que cojan todo su sabor. Ya estarán listas cuando veas que están bien doraditas por todos los lados y que no han quedado crudas ni quemadas. Para quitar el exceso de aceite un buen truco es que tras freírlas colocarlas sobre servilletas de papel que absorban el aceite sobrante.

A la hora de comerlas te recomendamos servirlas con alguna salsa que te guste o con una guarnición de patatas fritas o ensaladas. ¡Verás que rico!

Alitas de pollo al ajillo, con un toque mediterráneo

La salsa de al ajillo es muy típica de nuestro recetario, de hecho, es la protagonista de muchos platos de carne o pescado. Por ejemplo, el conejo al ajillo o las irresistibles gambas al ajillo. Y con esta parte tan sabrosa del pollo queda igualmente deliciosa, además que resulta una receta mucho más económica.

Lo primero que hay que hacer es desgranar unos ajos y hacerles un corte a la mitad, pero sin cortarlos del todo. Después se pone un poco de aceite a calentar en la sartén y se fríen las alitas hasta que empiecen a dorarse. En ese momento ya se pueden echar los ajos y sofreírlo todo durante unos 10 minutos, removiendo de vez en cuando. Después se añade un vaso de vino o de caldo de carne si también van a comer los peques de la casa. Se mezcla todo bien y se deja reducir durante unos 6 minutos. ¿Fácil, verdad? Pues no te quedes sin probarla porque seguro que os va a encantar.

Como también os gustará la versión de alitas de pollo en salsa, que puede servir como entrante o bien como segundo plato, dependiendo de si es un encuentro casual con los amigos o una cena más formal.

El primer paso es pelar unos ajos, ponerlos en un mortero y machacarlos. Después se añade el pimentón, perejil picado y unas cucharadas de aceite. Se tiene que remover hasta obtener una mezcla homogénea y que usaremos para regar con ella las alitas y las dejaremos macerar durante 30 minutos.

El siguiente paso es calentar aceite en una sartén grande, incorporar las alitas con su aliño, y freírlas hasta que estén doradas. A continuación, se sazonan con una pastilla de Avecrem desmenuzada y se riegan con vino blanco. Deja que se evapore y retíralas. Puedes acompañarlas con unos piñones tostados, ¡una delicia!

Ahora ya sabes cómo preparar las alitas de pollo de las maneras más conocidas, te invitamos a darte un paseo por esta sección y dejarte sorprender por recetas igualmente sabrosas, sencillas y rápidas de hacer. Por ejemplo, las alitas de pollo con miel, una forma muy especial de prepararlas que enamorará a todos tus comensales. Es perfecto tanto para una cena ligera como para una ocasión especial, y lo mejor es que está lista en muy poco tiempo. Vale mucho la pena que la pruebes.

Si te animas basta sazonar las alitas con Avecrem. En un recipiente con tapa vierte la miel, la salsa de soja, el zumo de limón y un chorrito de aceite. Cuando esté bien mezclado añade las alitas troceadas u déjalas macerar una hora en la nevera, dándoles la vuelta varias veces. Después precalienta el horno a 200ºC y hornea las alitas durante unos 15 minutos. Añade entonces tres cucharadas de miel y hornea 15 minutos más. Sírvelas calientes, están deliciosas.

¡Disfruta de la gran variedad de recetas que encontrarás en esta selección!

Receta destacada

Alitas de pollo al horno

Las alitas de pollo son uno de los snacks más sabrosos que existen. Su jugoso interior, la piel crujiente, la potencia de los aderezos… Es pensar en ver una película en casa o invitar a unos amigos para ver un partido de fútbol y nos vienen a la cabeza. Ver Receta...

Ingredientes

  • 8 alitas de pollo
  • 1 pechuga de pollo
  • 1 muslo de pollo
  • 1 pastilla de

    Avecrem Caldo de Pollo

  • Un poco de ajo en polvo
  • Un poco de perejil picado
  • Un chorro de vino blanco
  • 1 cucharadas de mantequilla
  • Una pizca de pimienta
  • Verduras asadas
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas