Las alcachofas son de esas verduras que no dejan a nadie indiferente. No es para menos porque tienen un sabor y una textura muy particulares, que consiguen dar ese toque especial a cualquier comida. Sin embargo, su piel firme necesita de tiempo para cocerse y, por ello, si vas con el tiempo justo quizá la descartes para alegrar tus platos. Por suerte, puedes prepararlos con alcachofas de bote. ¿Qué te parece? Son igual de ricas que las frescas y con la ventaja que ya están cocidas y listas para añadir a tus comidas.

Ver más...

Para que no te falten ideas hemos creado este recopilatorio en el que encontrarás multitud de propuestas que puedes hacer con esta nutritiva hortaliza. Te invitamos a conocer algo más de ella, así como a probar todas las recetas de alcachofas de bote especialmente escogidas para ti.

Sabrosas recetas de alcachofas de bote

¿Sabías que la lechuga, la endibia, el cardo y la alcachofa forman parte de la misma familia? Pues sí, son las asteráceas, que se caracterizan porque sus flores están formadas por la fusión de cientos y miles de flores diminutas. Otra curiosidad es que aunque es una hortaliza muy integrada en nuestra gastronomía, como lo demuestran las recetas de alcachofas de bote que encontrarás en esta sección, es originaria del norte de África, pero España e Italia son los principales productores mundiales.

Por otro lado, el origen de la palabra “alcachofa” proviene del árabe y significa “lengüetas de tierra”, un nombre muy apropiado y acorde con sus hojas tan particulares. Gracias a los árabes el cultivo de las alcachofas se extendió por Europa, pero su popularización se la debemos a los griegos y romanos que le dieron la fama de alimento afrodisíaco.

Las recetas de alcachofas de bote que puedes descubrir en este recopilatorio las podrás hacer en cualquier momento del año, ya que si las utilizaras frescas tendrías que esperar hasta los meses fríos del año. El otoño y el invierno son las mejores temporadas de las alcachofas. La razón es que el calor y el buen tiempo provoca que sus hojas se abra y pierdan esa ternura que las caracteriza.

Por tanto, un buen truco para llevarnos a casa piezas en perfecto estado de sabor es comprobar que tengan las hojas prietas y de color verde claro. Un truco para ver si son o no frescas es apretar la alcachofa cerca del oído, si escuchas que cruje está bien, en cambio si la notas blanda o se abre con facilidad mejor que la descartes. Lo ideal para conservarlas es ponerlas en lugar fresco, por ejemplo, dentro de una bolsa de plástico en el frigorífico.

Ahora bien no tendremos que pensar en nada de todo ello si hacemos recetas de alcachofas de bote. Una buena razón más para añadirlas a nuestras comidas.

La parte más apreciada, tierna y deliciosa de esta hortaliza es su corazón, como se le suele llamar. Toda una exquisitez que queda ideal en multitud de recetas como las que puedes descubrir en esta página y también en la web de Gallina Blanca. Por ejemplo, las alcachofas a la romana, pasta con alcachofas, alcachofas con arroz y sepia o tatín de alcachofas. ¿Tienen buena pinta verdad? ¡No esperes más a probarlas!

Cómo hacer con alcachofa de bote gustosos platos

Aunque estén en conserva ya has visto que podemos preparar con ellas todo tipo de comidas, y además del sabor tienen los mismos nutrientes. Las alcachofas se destacan por ser una buena fuente de vitaminas B1, B3 y E esenciales para buen funcionamiento del sistema nervioso, así como el aprovechamiento de los hidratos de carbono. También es rica en minerales como el potasio, fósforo, magnesio y calcio, necesarios para favorecer al sistema nervioso, intestinal, mejorar la inmunidad, entre otros muchos. Son de sobras conocidas, de hecho, sus propiedades medicinales, en especial, todas aquellas relacionadas con su efecto diurético.

Ahora bien ya sean recetas con alcachofas de bote o frescas la verdad es que no son del gusto de todos debido a su particular sabor y textura. Para que sean más agradables al paladar de todos una buena opción es saltearlas con ajos y jamón, rebozarlas, freírlas o añadirlas a los guisos junto con carnes o pescados. También quedan realmente estupendas en pizzas, lasañas o canelones. ¡En la variedad está el gusto!

En cambio si eres de los que disfrutan con las recetas con alcachofa en conserva o frescas también puedes servirlas en sofrito, crudas en ensaladas, a la brasa, al horno, en una menestra de verduras o con adobo.

Alcachofas de bote al horno

Para que veas que con las alcachofas en conserva tienes un montón de posibilidades, te invitamos a hacer algunas de las recetas de esta sección. Por ejemplo, al horno, un plato muy ligero y de gran sabor que gustará a toda la familia. Además, resulta muy sencillo de hacer. Al hacerla con alcachofas de bote no tendrás que limpiarlas, aunque si quieres quitarles la acidez que suelen tener puedes hervirlas unos minutos en agua y verás como vuelven a tener su maravilloso sabor.

Después parte en dos trozos las alcachofas y ponlas en la bandeja de horno junto con un poco de aceite por todos los lados. Añade un poco de limón, pimienta y espolvorea con Avecrem. Deja que se horneen unos 15 a 20 minutos y ¡voilà! Listas para disfrutar.

Una crema de alcachofas en conserva la mar de rápida

Si quieres sorprender a tus invitados preparándoles un plato a la velocidad de la luz te recomendamos esta deliciosa crema de alcachofas y mousse de jamón. Para hacerla usamos la Thermomix, así que aún tiene menos complicación pero el resultado está espectacular. Si te animas a hacerla basta con que pongas el aceite y la mantequilla dos minutos a velocidad 2. A continuación añade la cebolla y el ajo, trocea 10 segundos, a velocidad 6. Seguidamente, programa 5 minutos con una temperatura de 90º a velocidad 1.

El siguiente paso es incorporar las alcachofas y rehogar unos 10 minutos a temperatura 90º, velocidad 1. Añade el caldo, programa 6 minutos más y rectifica de sal y pimienta. Deja que se enfríe un poco y tritura 4 minutos a velocidades 3, 5 y 8. Cuela y ya puedes preparar la mousse. Para ello vierte todos los ingredientes y calienta unos 15 minutos a velocidad 1 y temperatura 90º. Deja enfriar en la nevera unas 3 horas. Por último, pon la mariposa y programa a velocidad 3 unos segundos hasta que la nata se monte. Sirve la crema fría o caliente con un poco de mousse encima y decórala a tu gusto.

¡Disfruta de las alcachofas de bote en recetas irresistibles!

Receta destacada

Alcachofa con setas

Uno de los alimentos más saludables con los que contar en nuestra mesa es la alcachofa que, de hecho, se popularizó por dar nombre a una conocida dieta. Más allá de esto y sus beneficios nutritivos, es también uno de los manjares que ensalzan cualquier plato. Ver Receta...

Ingredientes

  • 800 gr. de corazones de alcachofas congeladas
  • 1 lata de setas
  • 2 cdas de aceite de oliva
  • 1 cebolla grande
  • 1 diente de ajo
  • 4 cdtas de mostaza
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 pastilla de

    Avecrem Caldo de Pollo

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas