Sopa de ajo baja en sal

Cuidar tu salud y, en especial, tu corazón no tiene porque estar reñido con el hecho de comer comidas menos sabrosas y apetecibles. Existen multitud de recetas bajas en sal que benefician a tu organismo a la vez que satisfacen a tu paladar.Ver más...

  • 10-20 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

Información nutricional

  • Energía

    312kcal

  • Hidratos

    37.26g

  • Proteínas

    7.09g

  • Grasas

    12.52g

  • Fibra

    3.09g

Cómo hacer Sopa de ajo baja en sal

  • En una cazuela, fríe los ajos con mucho cuidado para que no se quemen. Cuando se doren retíralos del fuego, añade el pimentón y el litro de Caldo Casero de Pollo Bajo en Sal 100% Natural.

    PASO 1

    En una cazuela, fríe los ajos con mucho cuidado para que no se quemen. Cuando se doren retíralos del fuego, añade el pimentón y el litro de Caldo Casero de Pollo Bajo en Sal 100% Natural.

  • Después pon el pan cortado a dados, déjalo hervir durante 5 minutos y ya puedes servir la sopa.

    PASO 2

    Después pon el pan cortado a dados, déjalo hervir durante 5 minutos y ya puedes servir la sopa.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Sopa de ajo baja en sal

El Truco: cómo freír los ajos

 

El primer paso a la hora de preparar esta sopa es freír los ajos, estos deben dorarse ligeramente, pero sin quemen. Si lo hacen perderán todo su perfume y amargarán la sopa. Para evitarlo ten a mano el caldo para cortarles la cocción en cuanto tomen un poco de color.

Truco destacado de la receta
Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

Una de ellas es la receta que te proponemos hoy: sopa de ajo baja en sal.

Además de ser un plato muy sano y de grandes propiedades gracias al ajo resulta muy fácil de hacer y en pocos pasos. Es tan sencillo como freír los ajos, añadir el pimentón y el Caldo Casero de Pollo Bajo en Sal 100% Natural, el pan y dejarlo hervir todo durante 5 minutos y listo. ¡Qué aproveche!

¿Qué te ha parecido esta sopa tan saludable? Sigue cuidando a tu corazón con otras recetas bajas en sal como un pollo al ajillo, un salteado de verduras o un pavo al romero. Sanas, fáciles y muy sabrosas.