Solomillo a las dos salsas

El solomillo de cerdo tiene dos grandes ventajas: es muy fácil de cocinar y siempre está delicioso. En la receta de hoy se presenta cortado en rodajas y acompañado de dos ricas salsas. Su elaboración es tan sencilla que se elabora en tan solo dos pasos.Ver más...

  • 20-40 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Solomillo a las dos salsas

  • Sazona los solomillos con la pastilla de Avecrem 100% Natural Carne bien desmenuzada y rehógalos en 2 cucharadas de aceite. Introduce en el horno durante 15 minutos a 200ºC. Pincha para comprobar su c

    PASO 1

    Sazona los solomillos con la pastilla de Avecrem Carne -30% de Sal bien desmenuzada y rehógalos en 2 cucharadas de aceite. Introduce en el horno durante 15 minutos a 200ºC. Pincha para comprobar su cocción.

  • Salsa de mostaza: Mezcla la mostaza con la mayonesa y perfuma al gusto con zumo de naranja y su piel rallada.<br />  Salsa de queso azul: Prepara la Salsa Roquefort Gallina Blanca, tal y como indica e

    PASO 2

    Salsa de mostaza: Mezcla la mostaza con la mayonesa y perfuma al gusto con zumo de naranja y su piel rallada.
    Salsa de queso azul: Prepara la Salsa Roquefort Gallina Blanca, tal y como indica el sobre y mezcla con el yogurt natural. Calienta para servir.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Solomillo a las dos salsas

El Truco: la carne, en su punto

¿Cómo se sabe si el solomillo está muy o poco hecho? Comprobar si la carne está en su punto es bien sencillo, solo hace faltar presionarla con el dedo mientras se está cocinando. Si la notas muy blanda es que está poco hecha pero tendrás una carne mucho más jugosa. Cuando empieza a endurecerse es cuando está al punto y si al presionar ya la notamos tersa es que la carne ya está hecha. 

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

Se aromatizan los solomillos y se hornean. Después solo tenemos que cortarlos en rodajas y preparar la salsa de mostaza y la salsa de queso azul para acompañar.

Es una receta idónea para comidas en familia y de muchos comensales. Además, si sobra, el solomillo se conserva muy bien en el frigorífico y se puede degustar frío o caliente. 

Comprueba la versatilidad del solomillo de cerdo preparando recetas tan deliciosas como el solomillo al pedro ximenez, solomillo al gorgonzola o solomillo de cerdo hojaldrado. ¡Todas ellas están riquísimas!