Pollo de corral relleno con salsa de asado al vino rancio

El pollo relleno es un clásico de las celebraciones familiares. Su receta respira tradición y también es una de las formas más vistosas y sabrosas de hacer el pollo. Al rellenarse de gran variedad de ingredientes y asarse en el horno,Ver más...

  • > 60 min
  • Difícil
  • 8 personas
Pollo de corral relleno con salsa de asado al vino rancio

Ingredientes

  • 100% natural, sabor casero

Cómo hacer Pollo de corral relleno con salsa de asado al vino rancio

  • PASO 1

    Pide en la carnicería que te deshuesen el capón: que le quiten la carcasa y los huesos de los muslos y las alas. Una vez en casa, elimínale los cañamones más gruesos que le puedan quedar adheridos a la piel: generalmente, para desplumar un animal conviene sumergirlo en agua caliente. De esta manera, se sueltan más fácilmente. No obstante, en este caso, como el capón ya está deshuesado y además tiene un gran tamaño, te resultará bastante complicado. Por ello te aconsejo que pongas el animal sobre una superficie de trabajo con la piel hacia arriba, cojas las puntas de las plumas con unas pinzas gruesas o entre la punta del cuchillo y tus dedos y tires de ellas. Te será más fácil arrancarlas si lo haces a "contrapluma" (tirando en dirección opuesta a la alineación natural de la pluma). Cuando hayas eliminado las plumas más grandes, quema los pequeños restos de las mismas, ya sea en un fogón o con un soplete. Reserva el animal y prepara el relleno.

  • PASO 2

    Para el relleno: Pica los orejones. Resérvalos. Moja el pan rallado con la nata. Mezcla la carne picada con los frutos secos del relleno. Salpimenta e incorpora el pan rallado. Finalmente, añade los ajos, el perejil y el orégano picados. Salpimienta abundantemente el interior del capón. Introduce el relleno en su interior y procede a envolverlo con la misma carne del capón: tienes que envolver el relleno con el cuerpo del animal. Dale forma alargada y redondeada y átalo con un hilo de bramante.

  • PASO 3

    Salpimienta de nuevo el capón y colócalo en una bandeja que pueda ir al horno, preferiblemente sobre una plancha siliconada para que no se pegue. Riégalo con un buen chorro de aceite de oliva. Ponlo a cocer al horno precalentado a 250oC. Déjalo cocer unos 15 minutos por un lado, dale la vuelta y hornéalo 15 minutos más por el otro lado. De esta manera se va a dorar y se le sellarán lo poros, lo que va a darle un aspecto más apetitoso y va a hacer que sus jugos se concentren en su interior. Todo ello va a hacer que quede más jugoso. Pasados estos 30 minutos, baja la temperatura del horno a 130oC. Riégalo con el vino rancio y deja que se cueza una hora por un lado y otra por el otro.

  • PASO 4

    Mientras el capón de cuece, prepara la salsa. Preparación de la salsa: Pon un cazo con la miel a reducir. En cuando empiece a caramelizar (sacará burbujas), moja con el vino rancio y el caldo. Agrégale los frutos secos, preferiblemente cortados pequeños y deja cocer el conjunto a fuego medio- alto para que reduzca. Cuando la salsa tenga la potencia de sabor que te guste, rectifica de sal y pimienta negra, condiméntala con canela y lígala con el almidón de maíz. Reserva la salsa tapada con papel film para que no se le forme una capa sólida por el efecto del contacto con el aire.

  • PASO 5

    Cuando el capón esté cocido, elimínale el hilo de bramante. Córtalo a lonchas gruesas y sírvelo con la salsa.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Pollo de corral relleno con salsa de asado al vino rancio

El Truco: usa jamón para tus rellenos

Si quieres también puedes rellenar el pollo con jamón cocido, ya que es un ingrediente que queda bien siempre en todo tipo de rellenos y con todo tipo de ingredientes. Ya verás que cuando lo uses marcarás la diferencia y a todos les encantará. 

Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

queda un plato súper jugoso, aromático y que nunca defrauda al paladar. 

Para servilo es típico hacerlo a rodajas, de forma que se vea el relleno y acompañado de una salsa especial. En la receta de hoy el relleno está hecho con ciruelas, orejones, pasas, piñones, pan rallado, carne picada, ajos, perejil y orégano, que le da un punto dulce al pollo. Así como la salsa que se hace con vino rancio, miel, caldo, canela y almidón de maíz. ¡Qué aproveche!

Aunque este relleno es uno de los más clásicos, la verdad es que existen bastantes ingredientes con los que hacer esta receta y que te quede estupenda. Por ejemplo, otra propuesta podría ser el pollo relleno de setas con costra de patata y puré de coliflor