Pasta con brócoli, ajo y anchoas

Hay platos, como este, que detrás de su sencilla apariencia esconden un gran sabor y, además, grandes propiedades nutricionales.

Por un lado destaca la energía que aporta la pasta en forma de hidratos de carbono.Ver más...

  • 10-20 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

  • Caldo Casero de Pollo 100% Natural

    100% natural, sabor casero

Información nutricional

  • Energía

    384kcal

  • Hidratos

    50.71g

  • Proteínas

    18.74g

  • Grasas

    10.78g

  • Fibra

    4.80g

Cómo hacer Pasta con brócoli, ajo y anchoas

  • Sofríe el ajo

    PASO 1

    Pon un chorro de aceite a calentar en una sartén y añade el diente de ajo pelado y laminado. Dóralo.

  • Lava y corta el brócoli

    PASO 2

    Lava y corta el brócoli. Corta la zanahoria en bastoncitos y lava las judías. Luego hiérvelo todo en agua hasta que esté al dente. Escúrrelo e incorpóralo a la sartén junto con la cebolla, pelada y cortada en juliana.

  • Corta la cebolla

    PASO 3

    Pela y despepita los tomates, corta la carne y la cebolleta en dados pequeños Añádelos a la sartén, junto con las anchoas cortadas en tiras finas.

  • Cuece la pasta

    PASO 4

    Hierve la pasta en una olla con el Caldo Casero de Pollo 100% Natural Gallina Blanca y una pizca de sal. Cuando esté al dente, escúrrela y añádela a la sartén. Echa también el queso feta cortado en dados. Salpimienta a tu gusto, remueve y sirve de inmediato.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Pasta con brócoli, ajo y anchoas

El Truco: que no te repita el ajo

Si eres especialmente sensible con el ajo, prueba a pelarlo, quitarle el germen y escaldarlo. Por supuesto, si lo vas a freir como indica esta receta debes secarlo bien una vez lo hayas escaldado.

Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

Además, está la gran capacidad antioxidante del brócoli, que comparte con todas las verduras de la familia de las brasicas. No le va a la zaga el aporte de Omega 3, tan beneficioso para el corazón y el colesterol, que suman las anchoas. Y por último, está el poder antiséptico del ajo.

¿A qué no te habías parado a mirar este plato con ojos de nutricionista? Pues bueno, no hace falta, porque además es un manjar muy rico y divertido.

Si el queso feta te resulta demasiado fuerte (a nosotros nos encanta) puedes probar a elaborar esta receta con ricotta, mozzarella o un queso fresco. Por supuesto, puedes cambiar las anchoas por arenques o boquerones en vinagre. Estas variaciones aportarán al plato un sinfín de matices.