Lasaña de tomate y mozzarella

Una ensalada rica, refrescante y muy sabrosa es la que se hace con rodajas de tomate y mozzarella, aliñadas con un buen aceite de oliva virgen extra y orégano. Pero, ¿por qué no disfrutarla de una manera más creativa y completa? Esto lo podrás comprobar en la receta que preparamos hoy: lasaña de tomate y mozzarella.Ver más...

  • 10-20 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Lasaña de tomate y mozzarella

  • Hidrata las placas de lasaña, tal como indica el envase. Pela los tomates, riégalos con aceite de oliva, sazona y corta en rodajas el queso fresco y los huevos duros. Aliña los tomates con un poco de

    PASO 1

    Hidrata las placas de lasaña, tal como indica el envase. Pela los tomates, riégalos con aceite de oliva, sazona y corta en rodajas el queso fresco y los huevos duros. Aliña los tomates con un poco de aceite de oliva y orégano y reserva.

  • Para la salsa: Tritura los pimientos morrones y bate junto con la nata líquida y el Avecrem. En una fuente de servir, pon una capa de lasaña, otra de queso, de nuevo una placa de lasaña y huevo duro,

    PASO 2

    Para la salsa: Corta y tritura los pimientos morrones y bate junto con la nata líquida y el Avecrem. En una fuente de servir, pon una capa de lasaña, otra de queso, de nuevo una placa de lasaña y huevo duro, otra de tomate y termina con una placa de lasaña. Cubre con la salsa de pimientos.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Lasaña de tomate y mozzarella

El Truco: pela fácilmente los huevos duros

Una de las tareas que puede quitarte más tiempo en esta receta es la de pelar los huevos hervidos. Y eso es porque muchas veces la cáscara se adhiere al huevo y este se acaba rompiendo al pelarlo. Para que no suceda, sumerge los huevos en agua con hielo después de hervirlos. Al cabo de unos minutos pélalos y verás qué diferencia. 

Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

Es un plato frío, ideal para los días de verano, y que puedes dejar hecho con antelación. La forma de prepararlo es sencilla, basta con disponer y alternar capas de tomate, mozzarella y lasaña, y añadirle otra de huevo duro. La salsa que acompaña esta lasaña es igual de apetitosa y original, ya que se hace con pimientos, nata líquida y Avecrem. 

Del relleno que más te guste y tanto frías como calientes, las lasañas son un plato 100% versátil y que, por tanto, se adapta hasta a los paladares más exigentes. Si te gusta el queso, además de esta receta, puedes preparar la de lasaña de requesón y pesto. ¡Muy sabrosa!