Lasaña de queso azul y nata

La receta que te presentamos hoy es la de lasaña de queso azul y nata. Y es súper sencilla de hacer. Por eso, es perfecta para aquellos días que nos apetece variar en nuestra cocina y preparar platos rápidos de hacer pero a la vez creativos y sabrosos.Ver más...

  • 10-20 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

Información nutricional

  • Energía

    750kcal

  • Hidratos

    14.0g

  • Proteínas

    14.8g

  • Grasas

    71.1g

Cómo hacer Lasaña de queso azul y nata

  • Hidrata las placas de lasaña, según las instrucciones del envase. En un bol, pon el queso azul y pícalo junto con el huevo duro y las nueces (reserva algunas nueces para decorar). Mezcla con la nata.

    PASO 1

    Hidrata las placas de lasaña, según las instrucciones del envase. En un bol, pon el queso azul y pícalo junto con el huevo duro y las nueces (reserva algunas nueces para decorar). Mezcla con la nata.

  • PASO 2

    En una fuente, pon una placa de lasaña, y dispón una capa de la mezcla conseguida.En la última placa, unta con un poco de masa y decora con trozos enteros de nueces. Se puede servir a temperatura ambiente o calentándolo al microondas durante unos segundos.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Lasaña de queso azul y nata

El Truco: pela fácilmente los huevos duros

Una tarea que puede incrementar el poco tiempo que se tarda en hacer esta receta es pelar los huevos hervidos. Y es que muchas veces la cáscara se pega al huevo y este se rompe al pelarlo. Para que esto no pase sumerge los huevos en agua con hielo después de hervirlos. Cuando pasen unos minutos ya los puedes pelar.  ¡Verás qué diferencia!

Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

Pues este plato cumple perfectamente los requisitos. 

Lo único que necesitarás hacer es una mezcla con los ingredientes: el queso azul, los huevos duros, la nata y las nueces. Todo bien picado. Después solo quedará montar la lasaña, una vez hidratada, e intercambiando las capas, y decorar el plato con nueces. Lo puedes degustar así o calentarlo en el microondas. ¡Tú decides!

Que el queso sea uno de los ingredientes principales de la lasaña y no solo un acompañamiento es un gran acierto. Convéncete aún más probando otras recetas igual de ricas, por ejemplo, la lasaña de requesón y pesto