Lasaña de espinacas y mozzarella

Qué ricas están las lasañas, ¿verdad? Hechas con una pasta suave y tierna, y cubiertas con una deliciosa salsa bechamel y queso parmesano gratinado, comerlas es un auténtico placer. La lasaña clásica se prepara con carne picada y tomate,Ver más...

  • 40-60 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Lasaña de espinacas y mozzarella

  • PASO 1

    Hidrata las placas de lasaña según las instrucciones del envase. En agua hirviendo, cuece las espinacas. Escúrrelas y pícalas. Mézclalas con la mitad de Mi Salsa Bechamel, (preparada según las instrucciones del sobre). Reserva. Escurre la mozzarella y pícala.

  • PASO 2

    Unta con mantequilla una fuente apta para horno y forma capas de lasaña, la masa de espinacas, mozzarella, piñones y por último las pasas. Cubre con otra placa de lasaña fácil El Pavo y repite la operación, hasta finalizar todas las láminas. La última placa, cúbrela con bechamel y espolvorea con queso parmesano rallado, y distribuye en trocitos pequeños, la mantequilla.

  • PASO 3

    Precalienta el horno a 180º. Cuece la lasaña durante unos 20 minutos y sirve.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Lasaña de espinacas y mozzarella

El Truco: la bechamel, sin grumos

Aunque en esta receta se utiliza Mi Salsa Bechamel, si te apetece también puedes hacerla en casa siguiendo este sencillo truco. Lo que es importante en esta salsa es que quede sin grumos, por eso cuando añadas la harina recuerda que la leche tiene que estar hirviendo. Además, deberás remover de forma constante hasta que quede espesa. De este modo, tendrás una bechamel fina y cremosa. 

Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

pero hoy te hemos traído una opción mucho más sana y que vas a disfrutar cantidad.

Su elaboración es muy parecida a la receta original con carne, lo único que aquí se sustituye por una mezcla de espinacas y salsa bechamel, mozzarella, piñones y pasas. 100% apetecible y es que este plato es perfecto para comerlo toda la familia y aprovecharse de los beneficios de ingredientes tan sanos como las verduras y los frutos secos. 

Lo bueno de las lasañas es que las puedes adaptar a cualquier gusto, al que más te apetezca. Por ejemplo, si te gustan más los sabores marinos prueba con la lasaña de marisco con mejillones, almejas y berberechos.