Lasaña de calabaza

¿Qué es lo primero que te viene a la cabeza cuando piensas en una lasaña? Probablemente, un plato delicioso pero demasiado pesado, un capricho para comer de vez en cuando. Es normal, la lasaña clásica es un plato de celebración,Ver más...

  • 40-60 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Lasaña de calabaza

  • Hidrata la lasaña siguiendo las instrucciones del envase.

    PASO 1

    Hidrata las placas de Lasaña Fácil El Pavo siguiendo las instrucciones del envase.

  • Lava, pela y corta los puerros en rodajas finas. Pela la calabaza y córtala toscamente. Cuécela al vapor junto al puerro unos 25 minutos.

    PASO 2

    Pon una olla en el fuego con agua y una pastilla de Avecrem Caldo de Pollo. Lava, pela y corta los puerros en rodajas finas. Pela la calabaza y córtala toscamente. Cuécela al vapor junto al puerro unos 25 minutos. Prepara la bechamel siguiendo las instrucciones del sobre de Mi Salsa Bechamel Gallina Blanca.

  • Tritura las verduras junto, sazonadas con la nuez moscada y el parmesano. Monta la lasaña alternanro una capa de pasta y otra de relleno y cubre con la bechamel. Gratina en el horno precalentado a 180

    PASO 3

    Tritura ligeramente las verduras, sazonadas con la nuez moscada y el parmesano. Monta la lasaña alternanro una capa de pasta y otra de relleno y cubre con la bechamel. Gratina en el horno precalentado a 180 ºC durante 10 minutos. Decora con los piñones tostados.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Lasaña de calabaza

El truco: pelar la calabaza sin morir en el intento

La calabaza es deliciosa pero pelarla es muy complicado. Si quieres que te resulte mucho más fácil, ponla 2 minutos en el microondas. La piel se separará con mayor rapidez y menos esfuerzo.

Truco destacado de la receta
Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

un plato único o que, como mucho, se debería acompañar de una ensalada.

Pues bien, esta receta viene a romper todos los tópicos de la lasaña. No lleva carne, no es pesada y ni siquiera lleva salsa de tomate. 

Gracias a la calabaza y el puerro, esta lasaña es de lo más ligera, y el toque de los piñones sobre la bechamel… uhmmm… ¡la hace deliciosa! Lo mejor del asunto es que su sabor suave contentará a toda la familia y su apariencia, tan elegante, resolverá la situación en una comida más formal. ¡Ponla a prueba!

Los vinagres dulces, como el de Módena o el de Cabernet Sauvignon, se llevan muy bien con la calabaza. Prueba a adornar el plato con unas pocas gotas. El contraste de sabores será más intenso.