Gelatina de jamón york

A veces nos cuesta decidirnos por el tipo de aperitivos que queremos hacer para un evento o una fiesta. El mejor aperitivo es aquel que, sin dejar de lado el sabor, tiene una presentación que deja boquiabiertos a los comensales.Ver más...

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Gelatina de jamón york

  • Cuece los huevos en agua durante 10 minutos desde el momento en que empiece a hervir. Pela y córtalos por la mitad.  Durante 5 min remoja la gelatina en agua fría.

    PASO 1

    Cuece los huevos en agua durante 10 minutos desde el momento en que empiece a hervir. Pela y córtalos por la mitad. Durante 5 min remoja la gelatina en agua fría.

  • En una cacerola, calienta el Caldo Casero de Carne 100% Natural de Gallina Blanca.  Añade las hojas de gelatina escurridas; lleva a ebullición, revolviendo bien con un batidor para disolver la gelatin

    PASO 2

    En una cacerola, calienta el Caldo Casero de Carne 100% Natural de Gallina Blanca. Añade las hojas de gelatina escurridas; lleva a ebullición, revolviendo bien con un batidor para disolver la gelatina. En una fuente para horno, añade los huevos y las rebanadas de jamón enrolladas y cubrir con una parte del caldo.

  • PASO 3

    Deja enfriar y solidificar un momento y, luego, prepara otra capa de apio y jamón. Por último, cubrir con el caldo restante. Deja enfriar en la nevera por lo menos 2 horas. Decora el plato con cebolletas frescas y servir.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Gelatina de jamón york

En Truco: cómo pelar los huevos hervidos

Pelar huevos hervidos en ocasiones nos puede robar mucho tiempo. Para ahorrar tiempo, prepara un recipiente con hielo y agua; sumerge los huevos recién hechos durante unos minutos. De esta forma, se pelarán con mucha facilidad.  

De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

La receta de hoy une ambas cosas. 

Normalmente usamos la gelatina para hacer postres pero es un ingrediente que se puede usar para multitud de recetas. La de hoy es un ejemplo de ello, un aperitivo muy creativo en el que usamos la gelatina para unir los demás ingredientes. Con una preparación sencilla tendremos delante de nosotros un plato que seguro que tus invitados recordarán.

Si usamos caldo en vez de agua para cocinar la gelatina, tendremos todo el sabor del caldo con la textura gelatinosa. De esta forma no solo será un aperitivo sorprendente a la vista, ya que también impresionará su sabor.