Ensalada de guisantes y calabacín con vinagreta de manzana y frambuesas

¿Crees que las ensaladas son platos aburridos y con poco sabor? Espera entonces a probar esta ensalada de guisantes y calabacín con vinagreta de manzana y frambuesas. ¿Apetecible,Ver más...

  • 10-20 min
  • Fácil
  • 1 persona

Ingredientes

Cómo hacer Ensalada de guisantes y calabacín con vinagreta de manzana y frambuesas

  • Cuece los guisantes congelados en un cazo con agua hirviendo, con una ¼ de pastilla de Avecrem durante 10 minutos.

    PASO 1

    Cuece los guisantes congelados en un cazo con agua hirviendo, con la de pastilla de Avecrem Caldo de Pollo durante 10 minutos. Posteriormente, déjalos enfriar. Resérvalos ligeramente impregnados con aceite de oliva. Lava y corta en taquitos el calabacín y el jamón.

  • Saltea en una sartén con unas gotas de aceite de oliva, el ajo y el calabacín, dejándolo un poco al dente. En el último instante agrega al salteado los guisantes.

    PASO 2

    Saltea en una sartén con unas gotas de aceite de oliva, el ajo, el calabacín y el jamón dejándolo un poco al dente. En el último instante agrega al salteado los guisantes y la pastilla de Avecrem Dúo Legumbres Estofadas.

  • PASO 3

    Monta una base de hojas de lechugas variadas limpias. Sobre ellas dispón los guisantes y el calabacín con unos trocitos de jamón. Se puede poner el jamón crujiente tras saltearlo unos instantes en una sartén antiadherente sin nada de aceite.

  • Elabora una vinagreta con el vinagre, el aceite de oliva, un poco de sal y los trocitos de manzana y frambuesas. Remueve con cuidado para que no se rompan en exceso las frambuesas.

    PASO 4

    Elabora una vinagreta con el vinagre, el aceite de oliva, un poco de sal y los trocitos de manzana y frambuesas. Remueve con cuidado para que no se rompan en exceso las frambuesas. Aliña el conjunto con la vinagreta de manzana y frambuesas.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Ensalada de guisantes y calabacín con vinagreta de manzana y frambuesas

El Truco: aprovecha las vainas de los guisantes

Aunque en esta receta puedes utilizar guisantes congelados, si los compras frescos disfrutarás mucho más de su sabor y aroma. Además, también podrás beneficiarte de otra ventaja y es que puedes aprovechar las vainas ya también son comestibles y tienen un delicado sabor. Antes, sin embargo, debes asegurarte que estén bien limpias y lavadas para cocerlas.

Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

verdad? Lo cierto es que es un plato lleno de color, sabor y aromas que seguro que se colocará entre tus favoritos para comer en cualquier momento del año.

El truco para que gane en sabor es saltear previamente en la sartén el calabacín, los guisantes y el jamón. Y, por otro lado, preparar una vinagreta deliciosa con vinagre, aceite de oliva, manzana y frambuesas. El contraste de toques ácidos, dulces y salados hacen que esta ensalada esté riquísima, y además es altamente saludable. 

Para que te acabes de convencer que las ensaladas también pueden ser convertirse en platos originales y gustosos, te proponemos otra receta variada y sencilla: ensalada con rúcula, parmesano, tomates secos, manzana y salmón ahumado.