Costillas de cordero al vino blanco con berenjenas

A veces un plato de lo rico que está y como se presenta puede parecer muy complicado de elaborar. En ocasiones es así pero en otras son solo recetas sencillas con un toque especial y diferente, como en la receta de hoy: costillas de cordero al vino blanco con berenjenas.Ver más...

  • 10-20 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

  • Con Avecrem, ¡triunfas!

Información nutricional

  • Energía

    514kcal

  • Hidratos

    28.28g

  • Proteínas

    43.51g

  • Grasas

    22.35g

  • Fibra

    12.91g

Cómo hacer Costillas de cordero al vino blanco con berenjenas

  • PASO 1

    Prepara el adobo de las costillas: ponlas en un bol, salpimiéntalas y añade el zumo de limón, el vino blanco, el romero, los dientes de ajo troceados, la pastilla de Avecrem Dúo Guisos de Carne y el perejil picado. Déjalo en este adobo al menos 1 h.

  • Cómo preparar Costillas de cordero al vino blanco con berenjenas - paso 2

    PASO 2

    Pon las berenjenas en una fuente de horno y cuécelas a 220 ºC, hasta que estén tiernas. Sácalas del horno, pélalas y corta en tiras dos de ellas.

  • Cómo preparar Costillas de cordero al vino blanco con berenjenas - paso 3

    PASO 3

    Coloca en un recipiente el resto de las berenjenas troceadas, añade una cucharada de aceite de oliva y pimienta. Con la ayuda de la batidora eléctrica, tritura hasta que obtengas un puré fino.

  • Cómo preparar Costillas de cordero al vino blanco con berenjenas - paso 4

    PASO 4

    Saca las costillas del adobo y dóralas en una sartén con una cucharada de aceite de oliva. Reparte las costillas en los platos, sírvelas con las tiras de berenjena asada y el puré de berenjenas.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Costillas de cordero al vino blanco con berenjenas

El Truco: berenjenas que no pican

En ocasiones las berenjenas pueden resultar un poco picantes. Para evitarlo y asegurarte de que tendrán un sabor bien suave, una vez abiertas por la mitad puedes sumergirlas en agua con sal durante media hora. Con este truco conseguirás que se "purguen" y pierdan parte de su agua y, en consecuencia, parte de su posible sabor picante. 

berenjenas que no pican
De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

 

Aquí de lo que se trata es de adobar bien las costillas de cordero para que ganen en sabor y sea un auténtico placer comerlas. Por eso, se mezclan con zumo de limón, vino blanco, romero, ajos y perejil. Pero el secreto de esta receta también está en su acompañamiento, unas berenjenas horneadas con las que se hace un puré fino y muy suave perfecto para comer junto con las costillas de cordero. 

Otra receta que también destaca por un adobo muy especial son estas chuletas de cordero con azafrán. En ella, las chuletas se marinan y se guisan junto con verduras, especias y un toque de azafrán que acaba de redondear el plato.