Costilla de ternera glaseada y garbanzos salteados

El glaseado es una técnica culinaria muy usada en la repostería. Lo reconocerás por ser esa capa brillante y lisa que suele recubrir pasteles y bollería, y que está hecho con azúcar. No obstante, también podemos aplicar esta técnica a platos salados como el de hoy: costilla de ternera glaseada y garbanzos salteados.Ver más...

  • > 60 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

  • 100% natural, sabor casero

Cómo hacer Costilla de ternera glaseada y garbanzos salteados

  • PASO 1

    Junta todos los ingredientes en frío, incluyendo el caldo, excepto los garbanzos, y cúecelos durante una hora, hasta que la carne esté muy tierna.

  • PASO 2

    Reduce el jugo de la cocción hasta que tenga un sabor intenso. Saca las costillas y quítales el exceso de grasa y también a la salsa.

  • PASO 3

    Napa las costillas con la salsa y glasea en el grill, pintándolas de vez en cuando con el jugo reducido de la cocción. Repite la operación varias veces hasta que se consiga un efecto barniz.

  • PASO 4

    Saltea los garbanzos con un poco de aceite y, al final, condiméntalos con pimienta y cebolla tierna picada.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Costilla de ternera glaseada y garbanzos salteados

El Truco: facilita la digestión de las legumbres

Comer legumbres, en este caso garbanzos, te puede producir gases, dificultando la digestión del plato. Para evitar esto, un buen remedio es mezclarlas con verduras para que resulten más suaves y condimentarlas con unos granos de comino, anís, tomillo o romero. 

Truco destacado de la receta
Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

Un plato que entra por los ojos y con el que enseguida se te abrirá el apetito. Es perfecto para comidas con invitados, ya que es una receta creativa y que impresiona. Y lo bueno es que no es tan complicada como parece, sigue los pasos y con un poco de tiempo y paciencia podrás preparar este plato sensacional. 

Las costillas ya sean de cerdo, ternera o cordero son una de las partes más tiernas, suaves y sabrosas. Por eso, te recomendamos que las cocinas en las múltiples recetas que hay, como la de costillas de cordero al vino blanco con berenjenas.