Albóndigas con salsa de tomate y verduritas

Unas buenas albóndigas, melosas y acompañadas de una salsa con enjundia, son toda una invitación a mojar pan y a disfrutar.

Esta receta de corte tradicional no es una excepción.Ver más...

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Albóndigas con salsa de tomate y verduritas

  • Pela y pica las cebollas y el ajo. Retira la corteza de las rebanadas de pan y deja la miga en remojo con leche.

    PASO 1

    Pela y pica las cebollas y el ajo. Retira la corteza de las rebanadas de pan y deja la miga en remojo con leche.

  • Forma las albóndigas mezclando las carnes

    PASO 2

    Forma las albóndigas mezclando las carnes, el huevo batido, la mitad del ajo, la miga de pan escurrida y una pastilla de Avecrem Caldo de Pollo desmenuzada. Pásalas por harina y fríelas en una sartén con un poco de aceite durante 4 minutos. Escúrrelas y resérvalas.

  • Calienta tres cucharadas de aceite en una cazuela y rehoga la cebolla a fuego lento hasta que esté transparente.

    PASO 3

    Calienta tres cucharadas de aceite en una cazuela y rehoga la cebolla a fuego lento hasta que esté transparente. Añade el ajo picado restante y las albóndigas y cuece un par de minutos. Añade el sofrito de Tomate y Cebolla gallina Blanca y los guisantes.

  • PASO 4

    Vierte dos vasos de agua y una pastilla de Avecrem Caldo de Pollo desmenuzada, lleva a ebullición y deja cocer a fuego medio durante 5 minutos. Sirve bien caliente.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Albóndigas con salsa de tomate y verduritas

El Truco: en busca de la albóndiga perfecta

Para hacer unas albóndigas bien redondas, tan sólo debes ponerte harina en las manos para formarlas. Así evitarás que se te peguen en las manos y podrás bolearlas bien. Además, si echas un poco de miga de pan en la mezcla conseguirás que no se desmenucen tanto al freírlas y te quedarán perfectas.

Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

Es uno de esos guisos de cuchara que vale la pena hacer de vez en cuando para sentirte reconfortado.

De hecho, podríamos inventar un lema: ¡Menos terapia y más albóndigas! ¿Estás de acuerdo?

¿Sabes qué le va de perlas a este plato además de un buen pan? Una copita de vino tinto. Aprende a combinar vinos y comida en este post: un vino para cada plato.