Vieiras con espinacas

Vieiras con espinacas

2 Votos | 0 comentarios

Son uno de los moluscos más preciados, elegantes y exquisitos de nuestra cocina. Y su concha te resultará bien conocida ya que es el símbolo del Camino de Santiago. Hablamos de las vieiras, muy abundantes en las costas de Galicia. Allí se preparan, como no, "a la gallega", es decir, gratinadas al horno con pan rallado.

Pero hoy te queremos mostrar otra manera de hacerlas muy saludable y apetitosa. En esta receta se saltean por un lado unas espinacas, sobre las cuales se sirven las vieiras frescas también doradas y se aliñan con una salsa de aire asiático hecha con jengibre, salsa de soja, guindilla y zumo de limón.

  • < de 10 min
  • 4
  • Fácil
  • Entrante

Ingredientes

Información nutricional

  • 182 cal.

    Por ración

  • 10.25 %

    Grasas

  • 6.27 %

    Hidratos de carbono

  • 15.33 %

    Proteínas

DALE TU TOQUE PERSONAL...

Cómo hacer Vieiras con espinacas

Paso 1
Paso 2
Paso 4
  • Paso 1

    Pela y corta muy pequeñito el jengibre fresco, ponlo en un cuenco, añade la guindilla cortada en aros pequeños y el zumo de medio limón.

  • Paso 2

    Añade la salsa de soja a la mezcla de especias y remueve.

  • Paso 3

    En una sartén con una cucharada de aceite de oliva saltea las espinacas. Añade una pizca de sal y el Caldo Casero de Verduras 100% Natural. Deja cocer hasta que se evapore todo el líquido.

  • Paso 4

    Cuece, 1 min por cada lado, las vieiras en una sartén muy caliente, con dos cucharadas de aceite de oliva. Sálalas.

  • Paso 5

    Pon en un plato una cama de espinacas, coloca sobre ella 4 vieiras y viérteles encima la mezcla de especias, soja y limón.

Las vieiras se prestan a una cocina delicada y de lujo, por eso si te ha gustado este plato, te recomendamos estas vieiras con salsa de azafrán, en la que no te puedes olvidar de comprar pan, porque la salsa es sensacional.

Consejos para cocinar Vieiras con espinacas

El Truco: limpiar las vieiras es fácil

Si quieres que tus vieiras frescas queden bien limpias y listas para cocinar, toma nota de este práctico consejo. Con la ayuda de un cuchillo pequeño y afilado introduce su punta entre ambas conchas y, con un giro de muñeca, desprende una de ellas. Con el mismo cuchillo o con las tijeras, limpia los hilos marrones que tienen, de forma que solo te quedes con la carne blanca y el coral.

Contenido recomendado...

Para escribir lo que piensas, recuerda que debes formar parte de nuestra comunidad.

Si estás registrado...

Entra
o

¿Aún no estás registrado?

Regístrate