Capón

Capón

1 Votos | 0 comentarios

Las recetas de capón son muy típicas en los menús festivos, cuando nos sentamos alrededor de la mesa con la familia o los amigos, para disfrutar tranquilamente de deliciosos platos llenos de sabor. Capón relleno, capón al horno, capón asado… Son platos que tienen el triunfo asegurado cuando se trata de reunirse y celebrar algo. Anímate a prepararlos la próxima vez que tengas invitados. ¡Seguro que a todos les encantará!

Una carne muy fina

Una de las principales ventajas del capón es que nos ofrece una carne muy tierna y sabrosa. El secreto de su textura, especialmente melosa y apetecible, es la grasa entreverada presente en su carne. Gracias a esta peculiaridad, al hacer un capón al horno o un capón asado, por ejemplo, las partes que normalmente quedan más resecas cuando cocinamos pollo –como pueden ser las pechugas– en el caso de las recetas de capón quedan perfectamente jugosas.

Capón relleno al horno

Las recetas de capón son de lo más variadas y nos permiten obtener platos espectaculares, desde los más sencillos hasta los más completos. Son ideales para deleitar a nuestros invitados y les encantarán tanto a los pequeños como a los mayores. Una de las preparaciones que no falta en muchos hogares por Navidad es el capón relleno al horno.

Normalmente para preparar el capón relleno se suelen utilizar diferentes tipos de carne, longaniza, panceta, frutos secos –como ciruelas pasas, pistachos o albaricoques– que se introducen cuidadosamente en el interior del capón. Todo ello aderezado con hierbas aromáticas y un toque de licor. El resultado de esta preparación es un capón relleno exquisito, que seguro que hará las delicias de todos tus comensales.

El capón, algunas curiosidades 

El capón, entre las aves gallináceas, es el ejemplar macho que se castra aproximadamente a los 50 o 60 días de vida, para luego engordarlo hasta alcanzar o incluso superar los 3 kilos de peso. En las fiestas navideñas es muy tradicional preparar el capón relleno al horno o del capón asado. 

El castrado, además de modificar el metabolismo del ave, le quita el deseo sexual y la agresividad, lo que le hace emplear la mayor parte de su energía para alimentarse. Este engorde se puede realizar en corrales, en libertad o en jaulas durante un mínimo de dos meses después de la castración.

En libertad su alimentación es natural y se cría teniendo actividad física, por lo que lograr el peso necesario para ser sacrificado lleva un poco más de tiempo que los criados en jaulas, donde se intenta mantenerlos con poca luz y evitarles molestias que les generen estrés. Estos últimos son alimentados en gran parte con cereales, especialmente con maíz, lo que le suele dar un tono amarillento a su piel, pero también con patata, agua y quizás algún otro vegetal.

  • > 60 min
  • 4
  • Fácil
  • Segundo plato

Ingredientes

DALE TU TOQUE PERSONAL...

Cómo hacer Capón

Cómo preparar Capón- Paso 1
Paso 1
Cómo preparar Capón- Paso 2
Paso 2
Cómo preparar Capón- Paso 3
Paso 3
  • Paso 1

    Pela y corta las patatas a dados o gajos grandes. Colócalas en una bandeja de horno untada con el aceite.

  • Paso 2

    Limpia el capón y colócalo en la bandeja con las patatas. Pela los ajos, machácalos con el vino blanco y unta el capón con la mezcla obtenida.

  • Paso 3

    Rocía el capón con el caldo y cuécelo al horno a 180 °C durante 1 hora. Cuando el capón esté bien asado, trínchalo y sírvelo acompañado de las patatas.

Con estas técnicas de alimentación, sumadas al cambio del metabolismo y a una crianza sin estrés, se obtiene como resultado una carne con grasa entreverada que la hace más tierna, sabrosa y jugosa, incluso en aquellas partes de gran volumen de carne como ocurre en las pechugas. Estas son las razones por las que las recetas de capón son de las más apetecibles entre las elaboradas con carne de aves. No esperes a Navidad para preparar un capón relleno o un capón al horno.

Consejos para cocinar Capón

Para lograr una cocción más uniforme las patas del capón no deben estar extendidas, sino bien acopladas al resto del cuerpo. Para conseguirlo sujétalas con un hilo a modo de un atado. De esta manera se reducirá la cantidad de aire en su interior, lo que posibilitará una mejor distribución del calor durante el cocinado.

Contenido recomendado...

Para escribir lo que piensas, recuerda que debes formar parte de nuestra comunidad.

Si estás registrado...

Entra
o

¿Aún no estás registrado?

Regístrate