La alimentación saludable del adulto

La alimentación saludable del adulto
04/05/2010 | 13:26
2 Votos
1 comentarios

¿Alimentarnos o nutrirnos?
Cada etapa de la vida tiene unos requerimientos energéticos y nutricionales específicos, que vienen determinados por las necesidades de crecimiento (por ejemplo, durante la infancia), la creación de nuevos tejidos (por ejemplo, en el embarazo), la reparación de los mismos (por ejemplo, en la edad adulta y la vejez), etc.
La alimentación, como acto consciente, voluntario y educable, tiene como finalidad última una adecuada nutrición. Es decir, mediante la alimentación (esto es, la selección, adquisición, preparación e ingesta de alimentos), ponemos en marcha la nutrición del organismo, es decir, el conjunto de procesos a partir de los cuales éste recibe, transforma y utiliza las sustancias químicas contenidas en los alimentos (digestión, absorción, excreción, etc.).

Alimentación y nutrición saludables en la etapa adulta
Sin olvidar los aspectos sensoriales y relacionados con el placer, alimentarse supone proporcionar al organismo una serie de calorías y nutrientes que, en el adulto, tienen que posibilitar que el individuo mantenga un óptimo estado de salud, a la vez que permitirle el ejercicio de las distintas actividades que conlleva cada tipo de trabajo . Una alimentación saludable, por lo tanto, debe aportar una cantidad adecuada y variada de alimentos, proporcionando los nutrientes cualitativa y cuantitativamente necesarios para el funcionamiento normal del organismo, en el momento actual y también en el futuro .
Y es que las mejores estrategias para la prevención de enfermedades son, sin duda, unos hábitos y estilos de vida saludables, entre los que se encuentra la alimentación, pero también la práctica de actividad física y la ausencia de hábitos tóxicos como el tabaco.

Los problemas de salud de los adultos
Uno de los principales problemas de salud pública en la actualidad es, sin duda, la obesidad. En España, según un informe de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) , un 15,5% de la población adulta de 25-64 años es obesa, y un 39,2% padece sobrepeso. La Organización Mundial de la Salud advierte que la obesidad está relacionada con algunas de las mayores causas de muerte, y que está ligada al 60% de las defunciones debidas a enfermedades no contagiosas (enfermedades cardiovasculares, cáncer o diabetes) y se prevé que esta cifra alcance el 73% en el 2020 . Para prevenir tanto la obesidad como las enfermedades que de ella se derivan, es importante seguir un estilo de vida saludable. Los siguientes consejos prácticos, pueden ayudarte a conseguirlo:

10 consejos prácticos

  1. Basa tu alimentación en productos de origen vegetal: frutas y verduras, pan, pasta, arroz (preferiblemente integrales), legumbres, frutos secos,…
  2. Limita la ingesta de carnes magras, pescado y huevos a 2 raciones pequeñas al día.
  3. Prefiere el aceite de oliva a cualquier otra grasa (otros aceites, mantequilla, margarina, nata, etc.).
  4. Escoge los lácteos desnatados o semidesnatados.
  5. Convierte el agua en tu bebida diaria de elección, reservando los zumos, refrescos y bebidas alcohólicas para situaciones ocasionales.
  6. Reserva determinados alimentos muy grasos, salados y/o azucarados para momentos puntuales (embutidos, carnes grasas, bollería, patatas chips, refrescos, etc.).
  7. Controla la adición de sal durante la cocción y en la mesa; puedes sustituir la sal por hierbas aromáticas y especias.
  8. Disfruta de los placeres de la gastronomía mediterránea.
  9. Camina cada día 45 minutos.
  10. No fumes.


Referencias bibliográficas

Alimentación saludable del adulto. En: Cervera P, Clapés J, Rigolfas R. Alimentación y dietoterapia. 4ª ed. Madrid: McGraw-Hill Interamericana; 2004. p. 119-139.

Olveira G, González S. Nutrición en el adulto. En: Gil Á, ed. Tratado de Nutrición. Madrid: Acción Médica; 2005. p.391-432.

Salas-Salvado J, Rubio MA, Barbany M, Moreno B. [SEEDO 2007 Consensus for the evaluation of overweight and obesity and the establishment of therapeutic intervention criteria]. Med Clin (Barc) 2007 Feb 10;128(5):184-96.

Basulto J, Manera M, Baladia E. Postura del GREP-AEDN: la obesidad como enfermedad. Act Diet. 2008;12:98-9.

Y tú, ¿qué opinas?

Para escribir lo que piensas, recuerda que debes formar parte de nuestra comunidad.

lourdes3
31/08/2011 | 14:44

Me parece muy acertado estos pasos a seguir,lo mas dificil es ponerlos en practica todos los dias

shadow